domingo, 26 de febrero de 2017

La lista de Beltesassar (CLXII): Trigger Happy (1997 ) Jeff Scher






















Como todos los domingos, continúo con mi revisión de la lista de cortos animados realizada por el misterioso profesor Beltesassar. Esta vez ha llegado el turno de Trigger Happy (Gatillo fácil), corto realizado en 1997 por el animador estadounidense Jeff Scher.

Los que sigan este blog sabrán ya que aconstumbro a quejarme amargamente de la opinión popular que iguala animación con infancia. No se me ocurre un mejor contraejemplo para rebatir esta opinión que la frecuencia con que, ya desde tiempos del cine mudo, los artistas de la vanguardia cinematográfica han recurrido a la animación para buscar nuevas formas de expresión visual. Sin embargo, y para mi desesperación, si los animadores comerciales suelen permanecer en la penumbra, como mucho tolerados por la crítica seria, los animadores experimentales son directamente invisibles. Nombres como los de Harry Smith, Oskar Fischinger, Jules Engel o Mary Ellen Butte son completos desconocidos para la cinefilía. En demasiados casos, no es que no haya ediciones de su obra en formato digital,  aunque sea dispersa entre múltiples antologías, es que sus cortos ni siquiera figuran en los nodos habituales de "streaming" de video, tipo youtube, vimeo o dailymotion.

Un ejemplo de estas virtudes y de estos problemas es el caso del corto de Jeff Scher que comento hoy. Técnicamente, Trigger Happy es una traducción al formato cinematográfico de las rayografías que Man Ray inventó en los años 20. Ese método consistía en algo tan simple como depositar objetos sobre la placa fotográfica y permitir que la luz velara las zonas expuestas. El resultado era una serie de siluetas que según fuera la disposición de los objetos - y la conjunción con otras técnicas como la solarización - podían dar lugar a combinaciones alucinatorias. Directamente, la famosa copula del paraguas con la máquina de coser sobre la mesa de disección de la que hablaba Lautréamont y que los surrealistas adoptaron como lema.

Ése surrealismo - ¿o sería mejor decir dadaísmo? - no sólo estaban presente en esa alquimia producto del azar entre objetos discordantes, sino que surgía también del hecho de que éstos eran lo que los surrealistas calificaban como "objets trouvés".  Útiles de uso cotidiano, banales, tornados normalmente ya en basura  cuando el artista los rescataba, que cobraban un nueva vida en sus manos, infusos de un nuevo significado que dependía tanto de la mirada del creador como de la del espectador. Un modo además, que no se extinguió con el dadaísmo y su mutación surrealista de los años veinte, sino que cobró nueva vida en los años sesenta con la irrupción del pop, hasta llegar casi a convertirse en un lugar común con el postmodernismo contemporáneo. Y si no, consulten en sus discos duros para comprobar cuantos inmiscibles conviven en ellos y en sus mentes.

Trigger Happy es, por tanto, una celebración gozosa de la banalidad y de los chispazos - revelaciones - estéticos que se producen al apilar esos objetos de forma automática. En este caso además, gracias a su traducción en imágenes en movimiento, liberada de esa sensación de estatismo que es inherente a la fotografía y el cuadro. Por que en el espacio cinematográfico, queda abolida la obligación de quedarse a mirar, de meditar o de analizar. La esencia no es otra que la del torbellino y la catarata, la sensación de ser arrastrado, abrumado y ahogado. Como, por otra parte, sucede en este nuestro mundo hiperinformado y al mismo tiempo ignorante, en el que ninguna noticia perdura más de cinco segundos ni puede ser transmitida en mas de 140 caracteres.

Como siempre, no les entretengo más y les dejo aquí el corto. Disfrútenlo, déjense anegar por sus imágenes y piensen en lo mal repartido que está el mundo. Aunque supongo que no tengo que recordárselo.

TRIGGER HAPPY from jeff scher on Vimeo.