domingo, 10 de enero de 2016

La lista de Beltesassar (CXX): Humdrum (1996) Peter Peake















Como todos los domingos, continúo mi con revisión de la lista de cortos animados realizada por el misterioso profesor Beltesassar. Esta vez ha llegado el turno de Humdrum (Aburrimiento), corto realizado en 1996 por el animador británico Peter Peake, dentro de la productora Aardman.

Aardman es más conocida por sus producciones de stop-motion comerciales, como Wallace and Gromit, Chicken Run o las más reciente Shaun the Sheep. Sin embargo, se olvida que al amparo de la Aardman, en su mayoría en sus primeros tiempos allá por los 80, florecieron multitud de cortos en otros estilos, y, en ocasiones, mucho más experimentales que las obras más famosas de este estudio. Este apoyo a formas nuevas, que tanto agradecemos los aficionados - los auténticos, me refiero - no es atribuible en exclusiva a Aardman, puesto aquél periodo fue también el de gloria del Channel Four británico, que tenía como uno de sus objetivos promover la animación en todas sus formas y sin cuyo apoyo nos habríamos quedado sin la obra primera de los Brother Quay, por poner ejemplo.

Lástima que esos tiempos sean ya glorias pasadas, debido a esos recortes tan de moda que obligan a invertir en lo que realmente es beneficios para lo comunidad, aquí y en UK.

Volviendo a Humdrum. La vocación vanguardista del corto es evidente desde sus primeras imágenes, ya que, en definitiva, no es otra cosa que una proyección de sombras chinescas sobre una pared. Eso sí, de formas imposibles de crear con las manos - lo cual acaba siendo el chiste principal de la narración - y donde se utilizan los diferentes relieves de la pared para delimitar diferentes ámbitos espaciales, en concreto el interior y exterior de la habitación en que se hallan los protagonistas, como se muestra en las capturas que abran esta entrada. 

No obstante, a pesar de buscar expresarse mediante modos no habituales, el corto no acaba de despegar,  quedándose en otra curiosidad interesante más. Quizás se contagia un tanto de su propio argumento, que se reduce a narrar una aburrida tarde, suponemos que de domingo, entre dos amigos, cuyo único punto de interés es precisamente esa sesión de sombras chinescas dentro de un corto de sombras chinescas al que me refería anteriormente. Ése es el momento de mayor imaginación y dinamismo, razón por la que contrasta con el resto del corto, casi hasta rechinar, como si no fuera otra cosa que un añadido tardío.

Una lástima, porque la técnica propuesta prometía. Aún así, siempre es de agradecer que haya cortos que intenten ir un poco más allá, aunque no lo consigan y aunque el más acá de partida sea de tanta calidad como la producción comercial de la Aardman.

Como siempre, no les entretengo más y aquí les dejo el corto para que lo juzguen, sólo que esta vez en forma de enlace - no se dejaba insertar en la página por razones de permisos -. Qué lo disfruten.

https://vimeo.com/91125489