domingo, 27 de diciembre de 2015

La lista de Beltesassar (CXIX): The Aroma of tea (2006) Michael Dudok de Wit






















Como todos los domingos continúo mi con revisión de la lista de cortos animados realizada por el misterioso profesor Beltesassar. Esta vez ha llegado el turno a The Aroma of Tea (El Aroma del Té), corto realizado en 2006 por el animador holandés Michael Dudok de Wit.

Si son aficionados a la animación, o simplemente han estado un poco atentos a la cinematografía reciente, sabrán que Dudok de Wit es uno de los grandes maestros contemporáneos de la forma. Un corto como Father and Daughter (Padre e hija, 2000) es una obra maestra absoluta de la animación y como tal figura en cualquier antología que se respete, además de continuar fascinando a los que ya somos viejos en estos gajes y enamorar a nuevas generaciones de aficionados... que en muchas ocasiones no sabían que lo eran.

Con lo dicho ya se pueden imaginar que cualquier comentario mío es sobrante y ocioso. Les diré, no obstante, que Father and Daughter no es una excepción afortunada en la obra de Dudok de Wit, sino que los cortos que lo flanquean, tanto The Fish and the Monk (El pez y el monje, 1996) como The Aroma of Tea, en poco desmerecen a su hermano más conocido. Si esto es así es porque Dudok de Wit es un animador con voz propia, no sólo en lo que se refiere a los temas, sino en el modo de tratarlos. En sus obras, en curiosa conjunción paradójica, el rigor estético y la dificultad que éste lleva aparejado, no impiden, sino que refuerzan, una rara expresividad, capaz de resonar y permanecer en los públicos más variados, incluso aquellos que, como decía, no se imaginan ser capaz de amar la animación.

La originalidad de Dudok de Wit se halla también en que es uno de los pocos creadores animados e inspirados por un profundo misticismo. En sus obras se trata, sin ningún tipo de temor, componenda o reparo, del significado de la existencia humana. Vidas y vivencias que se hallan sometidas inexorablemente al paso del tiempo, que termina por consumirlas y abocarlas a la muerte. Una desaparición definitiva entendida como enigma perpetuo e insondable que en sus cortos queda sin respuesta ni solución, pero tras el cual se adivina, se intuye, algún tipo de transcendencia, de supervivencia personal.

Extrañas ideas éstas para ser proclamadas y propagadas hoy en día. Especialmente porque no constituyen, en la visión de Dudok de Wit, confirmación o prueba de religión alguna, sino huella y traza de algo más, distinto, por encima y subyacente a todas ellas, de lo que esas creencias institucionalizadas no son sino disfraces y remedos. El misterio de la existencia, de la pervivencia tras el abismo, se transfigura así en un universal, capaz de conmover y afectar incluso a los que ya no creemos en esas esperanzas y ensueños, más propios de la niñez. Capaz asímismo de transcender los géneros e imbuir de significado a la abstracción más rigurosa, la más desligada de cualquier recuerdo remanente de los objetos que la inspiraron.

Porque The Aroma of the Tea es, ante todo, una obra abstracta. Su ámbito es un paisaje monocromo, creado con las manchas de té a las que hace referencia el título, por donde deambulan puntos informes al ritmo de la música de Corelli. Unos puntos que, pasado el primer momento de desconcierto, se convierten en trasuntos esquemáticos de nuestra existencia, de nuestro continúo vagar en pos de no sabemos qué. De nuestros encuentros fugaces y efímeros con otros de nuestros semejantes, compañía siempre condenada a no cristalizar, a no permanecer. De nuestro toparnos finalmente con la muerte infranqueable, en cuyo seno habremos de disolvernos sin remedio, sin saber si tras ella existe otra vida, otra existencia, realmente plena y completa... o cualquier señal, indicio de lo contrario, no fue más que espejismo y engaño autoimpuesto.

No les entretengo más. Como siempre, les dejo aquí el corto. Guárdenlo a buen recaudo en sus favoritos y vuelvan a verlo siempre que tengan ocasión. Porque no estamos hablando ya de cortos mejores o peores, de obras mejor o peor terminadas. Estamos hablando de lo esencial en el Arte, así con mayúsculas, en todos y cada uno de sus aspectos.


The Aroma of Tea.mp4 por filmow