domingo, 21 de marzo de 2010

100 AS (VI): Shazka skazok (1979) Yuri Norstein






En esta revisión de la lista de cortos animados de Annecy, le ha llegado el turno a otro de los lugares míticos de la animación y a un no menos mítico director, de esos con el raro privilegio de tener dos cortos en la selección que estoy comentado. Se trata, por supuesto, de los estudios soviéticos Soyuz Multifilm y de Yuri Norstein, representados por el corto Shazka Zkazok (El cuento de los cuentos).

Los estudios Soyuz Multifilm, como la NFB of Canada o Zagreb Films, ocupan un lugar privilegiado en la memoria de todo aficionado a la animación que se precie de serlo. Durante decenios, esa productora soviética creo corto animado tras corto animado, que se caracterizaban por el intento declarado de unir dos contrarios, conseguir su producciones pudieran ser apreciadas por todos los públicos pero sin renunciar a la experimentación o al máximo nivel estético, de manera que se pudiera decir que cada nuevo corto era un paso adelante en el desarrollo de la forma.

Unos objetivos que sus directores, subvencionados por el gobierno soviético (de nuevo esa palabra, subvención que ahora parece odiarse tanto, pero que nos ha permitido gozar de maravillas como ésta que comento, imposible de realizar en un sistema puro de mercado) alcanzaron con honores, consiguiendo como digo, que Soyuz Multifilm sea uno de los lugares míticos de la animación.

Entre esos creadores, si hubiera que elegir a uno que los representara, lo más probable es que nombrara a Yuri Norstein. De obra mínima, como todos los grandes animadores, este creador ruso se especializó en una de las ramas menos cultivadas de esta forma, el cut-out, popularizada en estos últimos años por la serie South Park y que consiste en cortar pequeñas piezas de papel, tantas como partes sean necesarias para poder animar al personaje representado, que se van moviendo o substituyendo para crear la ilusión del movimiento.

Por supuesto, media un abismo entre los resultados de South Park, que intentan destacar la tosquedad de esa técnica, para transmitir su mensaje subversivo, y el culmen que supone la obra del ruso. Cada pieza utilizada por Norstein es una minúscula obra de arte, dotada de gran cantidad de detalles y , sobre todo de una fuerte componente pictórica, que le dota de un estilo propio reconocible, pero que también le permite adaptar este estilo al tono de lo representado, o cambiarlo completamente, para señalar la transición entre secciones.

No es sólo esta belleza estética y esta pictoricidad lo que distinque a Norstein. Había comentado antes como la técnica del cut-out tiende a ser tosca, sin la fluidez en los movimientos de la animación dibujada. No obstante, el ruso consigue que los movimientos de sus figuras recortadas acaben siendo perfectamente naturales, hasta conseguir que se dude si no estará utilizando la otra técnica en vez de la suya propia. Es más, en en ese intento de ir más allá, Norstein consigue incluso introducir la tridimensionalidad en lo que no son otra cosa que trozos de papel sobre una hoja. En sus planos hay adelante y detrás y los personajes se aproximan y se alejan, se mueven entre el primer plano y el fondo, desaparecen tras los objetos, los acercan y los alejan, e incluso se difuminan en la distancia.

Resultados que sólo están al alcance de una figura de primerísima categoría.

¿Y respecto al corto? Aparte de ser la cumbre de la obra de Norstein y una de las obras maestras indiscutibles de la animación, esta obra de media hora de duración, es también una de las más herméticas y misteriosas que se hayan filmado. Completamente mudo, excepto por la nana que sirve de leit-motiv, vamos saltando de una situación a otra, sin que parezca haber unión entre ellas, mientras se nos presenta símbolo tras símbolo, que debemos aislar, identificar e interpretar, sin ninguna ayuda.

Un viaje en el que van apareciendo sucesivamente motivos conductores, soledad, partida, ausencia. Ambición, guerra y muerte. Concepción, nacimiento y creación artística. Los polos que constituyen este mundo, entre los que debemos movernos, y entre los cuales todos debemos elegir inevitablemente.

Y como siempre, les dejo con el corto, aunque como siempre YouTube no le haga justicia.