domingo, 22 de mayo de 2016

La lista de Beltesassar (CXXXIII):Comedy of Horrors (1991) Will Vinton


























Como todos los domingos, continúo mi con revisión de la lista de cortos animados realizada por el misterioso profesor Beltesassar. Esta vez ha llegado el turno de Comedy of Horrors (La comedia de los horrores),  corto realizado en 1991 como especial televisivo de Halloween por el animador americano Will Vinton.
A Vinton ya lo encontramos en la lista de Annecy, representado allí con un corto magistral como Closed Mondays. Este animador es famoso por haberse dedicado, casi en exclusiva, a la técnica de la animación de plastilina, de la que fue uno de sus mejores cultivadores. Vinton supo darse cuenta que esta técnica permitía unas capacidades metamórficas imposibles de alcanzar por otros modos de la animación fotograma  a fotograma, de manera que casi puede decirse que fue su inventor y quien la llevó hasta sus límites expresivos. Todo ello, además y para mayor gloria, dentro del marco de la producción comercial, al mando de un estudio que durante varias décadas creo obra tras obra notable... Y las pasas de california. No olvidemos a las pasas de california
Vinton fue así uno de los nombres más famosos y de mayor éxito de la animación americana en el periodo 1970-1990. Si su figura ha caído en cierto olvido se debe precisamente a su condición de maestro de una técnica que puede parecer ahora anticuada y burda, comparada con la brillantez de la 3D y los CGI, pero también porque este animador perdió el control de su estudio a principios de este siglo, justo cuando las nuevas técnicas representadas por el ordenador empezaban a ser una herramienta habitual e imprescindible.

Sin embargo, basta ver cualquiera de sus cortos, como este Comedy of Horrors, para darse cuenta de lo injusto y equivocado que es cualquier acusación de tosquedad. La animación de Vinton es fluida y expresiva, aprovechando al máximo esa capacidad metamórfica de la plastilina a la que me refería - véanse las capturas que abren esta entrada - pero también porque en la actuación de sus criaturas animadas ningún gesto esta de más. A pesar de que la intención del corto es claramente caricaturesca, jamás se siente que su actuación sea forzada o exagerada, ni que sea tampoco mecánica o tabulada. Se halla así en las antípodas de tanta animación moderna, que se ve obligada a mostrar movimiento cuando este no es necesario o bien que intenta fingir entusiasmo a base de aspavientos, manotazos y apresuramientos.

Esa contención expresiva se extiende también a los aspectos narrativos. En Comedy of Horrors, Vinton construye una parodia amable del género de terror, desplazando a sus monstruos y a sus clichés a un ambiente que no es exactamente el suyo, el de una convención con motivo de Halloween, además de incluir referencias a los clásicos de ese género e incluso algunos de los últimos de aquel tiempo. Sin embargo, esos guiños al público nunca llegan a caer en ese otro vicio posmoderno tan habitual en la animación moderna. No se trata de citar el último capricho del público, subrayándolo, ni de presumir de conocer referencias obscuras o de soltar ironías inofensivas que olvidan la razón de los materiales de los que supuestamente se mofan. Lo que Vinton busca es crear la atmósfera justa para su show con esas señales y pistas. Lo preciso para que sepamos situar la historia que nos está contando y al mismo tiempo darnos cuenta de como ha sido trasladada a un ámbito nuevo, cómico y jocoso.
El resultado es, como digo un producto más que notable. Una obra que ha pesar de su evidente comercialidad - y no se entienda esto como algo malo - busca dar lo mejor  de sí estética y narrativamente. Sin intentar engañar al público ni tampoco adularlo.

No les entretengo más. Como siempre, les dejo aquí el corto para que lo disfruten. En esta ocasión para que aprecien lo artístico que se puede y se debería llegar a ser en el ámbito comercial, y que tantos olvidan o fingen que olvidan.