domingo, 25 de enero de 2015

La Lista de Beltesassar (LXXVIII): Three Blind Mice (1945) George Dunning














Como todos los domingos continúo mi con revisión de la lista de cortos animados realizada por el misterioso profesor Beltesassar. Esta vez ha llegado el turno a Three Blind Mice (Tres Ratones Ciegos), corto realizado en 1945 por el animador canadiense George Dunning (en colaboración con Grant Munro)

Dunning es más conocido por haber dirigido Yellow Submarine (1968), uno de los hitos de la animación en su formato de largometraje. La importancia de este director no se limita a esa excepción en el ámbito de la animación comercial, sino que se extiende a un conjunto de cortos - y de títulos de crédito y de anuncios publicitarios - donde se mostró como uno de los impulsores del giro hacia la vanguardia que caracteriza a la animación independiente occidental. Ejemplos de esos cortos son The Flying Man (1962) y Damon the Mower (1972), en los que Dunning busca dejar a la vista las huellas del proceso de animación, la mancha y el fotograma, rompiendo definitivamente con la búsqueda de una realidad más real que la percibido, a la que para demasiados consiste y se reduce el arte de la animación.

Este giro formal de Dunning no se produce de forma repentina, sino que tiene su origen en la UPA y, por supuesto, en los experimentos formales que Norman McLaren había promovido desde la NFB (National Film Board) del Canadá desde principios de los años cuarenta del siglo XX. Three Blind Mice, el corto que nos ocupa esta semana, es un magnífico ejemplo de este cambio/revolución estético que tuvo lugar a mediados del siglo pasado. En sí, el corto no pasa de ser una producción propagandística más de tiempo de guerra, donde se intenta convencer a los trabajadores que adopten las medidas de seguridad apropiadas para que su salud - y la producción bélica - no se resienta. Sin embargo, un tema tan banal e interesado como éste se convierte en una oportunidad perfecta para realizar un ejercicio de estilo que en aquel tiempo - e incluso en el nuestro - era revolucionario, experimental y vanguardista.

No es que Dunning estuviera sólo en esa tarea. Nacido en 1920, era aún extremadamente joven, así que en la técnica elegida para el corto es especialmente notable la influencia de McLaren, cuyo Alouette, que utiliza ese mismo método, es de 1944. Asímismo, entre la lista de animadores del corto está Grant Munro, coautor de varios de los cortos de McLaren en años posteriores. Esta inclusión de influencias, técnicas y colaboraciones ajenas a Dunning no significa que el corto se reduzca a un simple ejercicio de estudiante. Al contrario, lo que llama la atención en esta obra es como los diferentes elementos se ensamblan perfectamente, aunque sus orígenes sean completamente dispares: música tradicional arreglada al modo jazzistico, mensaje publicitario/propagandistico, animación vanguardista/experimental.

El resultado es que el corto fluye perfectamente, conservando a pesar de los años su sentido del humor, su naturaleza de juego en el que participan tanto animadores como público. Una estrategia muy propia de McLaren, conforme con sus ideas comunistas, según la cual todo arte de vangüardia debía estar dirigido, y ser accesible, al común de la sociedad, independientemente de su origen y su nivel cultural. Una postura que ya de por sí es subversiva, al negar el carácter de aislado y elitista de toda vanguardia y la concepción interesada de que todo arte popular debe renunciar a cualquier tipo de pretensiones.

Y ya basta de rollos. Aquí les dejo el corto para que lo disfutren, en esta ocasión en forma de enlace a nodos raros. Porque, como también sabrán, es normal que grandes figuras de la animación no disfruten de ediciones digitales a la altura de su importancia.

 http://www.tudou.com/programs/view/pXssRtMQJAU/