domingo, 8 de marzo de 2015

La lista de Beltesassar (LXXXIV): Mona Lisa Descending an Staircase (1992) Joan Gratz


















Como todos los domingos continúo mi con revisión de la lista de cortos animados realizada por el misterioso profesor Beltesassar. Esta vez ha llegado el turno a Mona Lisa descending a Staircase  (Mona Lisa bajando unas escaleras), corto realizado en 1992 por la animadora norteamericana Joan Gratz.

Lo que caracteriza a este corto es realizar una resumida historia de las vanguardias del siglo XX mediante la continua transformación visual de unas pinturas en otras. Mientras lo veía, estaba convencido de que este efecto se había conseguido mediante la técnica de la pintura sobre cristal que, como ya sabrán, permite trabajar sobre un mismo fotograma, modificándolo paulatina y suavamente. Sin embargo, cuando me puse a consultar por Internet, dos datos llamaron mi atención. El primero que Gratz había sido colaborador de Will Winton, uno de los maestros de la animación en plastilina (o claymation en inglés). El segundo, que la técnica de este corto era indentificada como clay painting o pintura con plastilina.

Esta técnica, una de tantas de la animación fotograma a fotograma (o stop-motion), es un cruce entre la pintura sobre cristal y la animación con plastilina tradicional. En ella, el material plástico se dispone prensado entre dos planchas de cristal, de forma que las fronteras entre las plastilinas de diferentes colores acaben conformando un dibujo bidimensional, semejante en todo a una pintura, con la diferencia que se puede actuar sobre ella, modelándola, para transformarla y animarla. El efecto es así una mezcla entre pintura y escultura, que permite unas transiciones más controladas y más precisas que las de la animación de pintura sobre cristal... resultados que sólo el ordenador ha permitido igualar.

El mayor riesgo de esta técnica, y en general de toda animación, es quedarse en el mero reto técnico que sólo sea apreciable por unos pocos especialistas. El corto de Gratz es una demostración de como esa técnica no se queda ahí. Lo que se consigue en Mona Lisa Descending a Staircase es, como les adelantaba, trazar una historia de toda la vanguardia, cuyo motor es la metamorfosis entre diferentes obras pictóricas. El reto técnico se convierte así en un reto estético e incluso filosófico, ya que esas transformaciones, esa cadena interminable de transiciones, no se muestran arbitrarias, sino que unen a artistas y movimientos de clara afinidad y sintonía, llegando incluso a hermanar a otros de los que no sospechábamos su cercanía.

O casi. Porque el corto se compone en realidad de dos cortos, iniciados ambos por la imagen icónica de Mona Lisa. La conclusión que se desprende es la existencia de dos familias, dos tradiciones completamente opuestas y separadas dentro de la modernidad artística. Por una lado, aquélla del color y la forma que englobaría a expresionistas, cubistas - sí cubistas - y abstractos, mientras que por otra se desarrollaría la que fundamentaría su actividad en la transmisión de ideas la impresión final del corto es de una unidad completa, sin discordancias, ni oposiciones, como si ambas ramas, tan a menudo opuestas, excluyentes la una de la otra, no fueran más que caras de una misma moneda, inimaginable sin una de ellas.

No les entretengo más. Como siempre les dejo aquí el corto, para que lo disfruten. Es una obra maestra donde la haya que como pueden imaginar ha sido objeto de múltiples ediciones en DVD y BR. En concreto, cero.