domingo, 30 de octubre de 2011

100 AS (LXXIb): Koko's Earth Control (1928) Max & Dave Fleischer
















En mi revisión semanal de la lista de mejores cortos animados recopilada por el festival de Annecy, le ha llegado el turno como la semana pasada a los hermanos fleischer, Dave y Max, sólo que esta vez de mano de la lista B, ya saben, aquella colección de cortos que circula por Internet y que incluye otros cortos no menos interesantes cuando los originales son inencontrables. Así que, en esta ocasión, nos regalamos con otro Fleischer, el corto Koko's Earth Control de 1928.

Ya les había señalado como los primeros cortos de Koko, a principios de los 20, son una de las obras maestras de la animación, sólo por la libertad y la imaginación que derrochan los hermanos Fleischer, sin miedo a romper cualquier regla de la forma animada, antes incluso de que éstas se hayan inventado. A lo largo de la década, sin embargo, los cortos de los Fleischer perdieron parte de ese espíritu revoltoso, basado en enfrentar al personaje animado, Koko, con su creador, Max Fleischer, para acabar pareciéndose cada vez más a lo que consideramos como un dibujo animado.... o lo que impondría como dogma la escuela Disney, aunque para eso se debería esperar a finales de los 30.

No es que los cortos de los Fleischer dejasen de ser menos imaginativos, pero si se perdió parte de aquello que los hacía distintos y que aún hoy, noventa añós más tarde y demasiadas revoluciones estéticas y técnicas transcurridas, les da un aire de frescura que muchos contemporáneos ya desearían tener. Aún así, a pesar de ese esfuerzo por adecentar y peinar sus producciones, aún se siguen dejando ver bastante de ese espíritu de rebeldía de los primeros años 20... y que sería revivido a principios de los 20 con los cortos de Betty Boop.

Como puede verse por las capturas, en estos cortos finales de Koko, los Fleischer conservaban la introducción que había constituido su marca de fábrica en toda la serie, la mano del creador que dibujaba en directo a sus criaturas, las cuales se mostraban vivas, animadas, aunque constasen de unos pocos trazos y estuvieran aún incompletas. Se hecha de menos, es cierto, la delirante interacción entre creador y creación de esos cortos, pero esta ha sido trasladada al interior del plano de animado, donde Koko ha pasado de ser torturado y terrorista, a sufrir los ataques y zancadillas de los personajes que le acompañan, en anticipación de lo que habría de ser la larga tradición Warner.

Como digo, si bien se ha perdido parte de esa originalidad de los primeros cortos, el delirio animado sigue siendo el mismo, puesto que la excusa de este corto, no es sino el descubrimiento por parte de la pareja animada de la sala de control de la tierra y el desencadenamiento accidental (bueno, no tan accidental) del proceso de autodestrucción de la tierra. Un corto que se estructura en dos secciones, los intentos de Koko por impedir que su compañero active el mecanismo, en los cuales los Fleischer aprovechan todas las lecciones sobre la flexibilidad, metamorfismo y  libertad del dibujo animado que habían aprendido en años anteriores, junto con las consecuencias de ese acto, una alocada secuencia que, en un guiño claro al espectador acaba trasladándose al plano real, y utilizar otras técnicas animadas como el cut-out o las scratch movies.

Y como siempre, aquí les dejo con el corto, para que lo disfruten, porque pocos como éste se hacen hoy en día.