domingo, 3 de julio de 2011

100 AS (LXI): Omboro Film (1985) Tezuka Osamu






En esta revisión semanal de la lista de mejores cortos animados, recopilada por el festival de Annecy, le ha llegado el turno a Omboro Film (El film roto) realizado en 1985 por el estudio del mítico mangaka y animador Osamu Tezuka.

En la década de los 80, coincidiendo con la ascensión del postmodernismo, su rechazo de la idea de progreso y su obsesión con la relaboración presente del arte del pasado, la historia de la animación era ya lo bastante larga como para que pudiera realizarse una mirada al pasado, entre irónica y nostálgica. Así, el corto de Tezuka basa su argumento, y su chiste, en pretenderse el hallazgo de un corto olvidado, realizado 100 años atras por ese mismo estudio, plagado de todos los tics y tópicos que se asocian con el cine mudo, y aparentando un estado de deterioro que haría casi imposible su visionado.

Por supuesto, esta simulación presente del pasado, podría haberse quedacomo demuestran infinidad de anuncios y vídeos musicales, que utilizan esa patina del tiempo, esa torpeza de los pioneros, simplemente como un metodo de hacerse diferentes, originales o, en el peor de los casos, más avanzados e inteligentes que los antiguos, los cuales no podían dar más de sí, al contrario que nosotros.

No es el caso de Tezuka, sin embargo, y no lo es porque Tezuka, en la década de los 80, no dejaba de ser un antiguo que jugaba a ser moderno. Por expresarlo más claro, cuando en este corto el animador japonés nos ofrece una copia casi exacta de los cortos americanos de los años 20 y 30, sólo que con los personaje dinujados en su estilo característico, en realidad lo que no está descubriendo es su profunda admiración por los animadores de aquella época, en concreto los Fleischer . Una admiración con raíces más que profundas, ya que cuando en los 50 cristaliza su estilo, éste no es otra cosa que una translación a la cultura japonesa del estilo fleischeriano, que no Disneyano

Lo anterior implica que Tezuka conoce de primera mano los fundamentos, fortalezas y debilidades incluidas, del estilo que está copiando, puesto que éste fue su inspiración y su punto de partida. En concreto, Tezuka sabe que los Fleischer partían de anécdotas completamente intrascendentes, y utilizaban el azar y la improvisación para construir cortos que aún siguen asombrando por su riqueza de ideas, su inventiva y el deseo constante de ir siempre un paso más allá en las posibilidades de la técnica, aunque esto supusiera romper todas las normas.

Un punto que nos lleva a otro elemento aún más importante. Antes incluso de que existiera el postmodernismo, con su acento el desmontaje de los elementos constructivos y la tendencia a romper la ilusión de separación entre la obra, el creador y el espectador, los animadores de la era dorada de la animación americana, eran maestros en romper las barreras, en mostrar la trastienda del proceso creativo, haciendo visibles esos elementos técnicos que no debían verse en el producto terminado (como pretendía Disney y aún seguimos creyendo) para insertarlo como elementos dramáticos que hacían avanzar la trama.

Porque eso es precisamente lo que hace Tezuka, demostrando su íntimo conocimiento de la historia de la animación y su genio como animador. Tomar los defectos que ese corto debería tener debido a su edad y convertirlos en elementos esenciales en el transcurrir de la historia, que afectan a los personajes y les obligan a tomar decisiones inesperadas, como puede verse en las capturas que encabezan la entrada.

Y ahora, como siempre, les dejo con el corto para que lo disfruten. Un corto, como tantos otros en esta lista, que es un prodigio técnico y estético, pero no por ello es menos divertido ni espontáneo.


Osamu Tezuka - Broken Down Film por popefucker