sábado, 16 de julio de 2011

Stamina




















Hay entradas que se le atragantan a uno y no hay forma de sacarlas a la luz. Suelen ser las más fáciles, aquellas de las que se tiene una idea mental completamente clara, pero que a la hora de darle al teclado se desvanece por completo.

Esta entrada es una de ellas, pero haremos un poder.

Basicamente, cuando se habla de la productora de anime Gainax, lo primero que viene a la cabeza es Evangelion. Esa serie que, ya tiene más de quince años, supuso una revolución en el mundo del Anime, al incluir una serie de aspectos, profundidad y experimentación, que parecían impensables en el marco de la animación televisiva. No obstante, esa revolución se ha revelado huera, basta ver la victoria total del complejo moe en los últimos años, y se puede decir que se consiguió casi a contrapelo, como un resultado indeseado de un bajo presupuesto, que obligó a hacer de la necesidad virtud, y la crisis personal del director, que llevó a la serie por derroteros insospechados...y para comprobarlo basta con ver el rebuild actual, anodina a pesar de toda su brillantez visual, precisamente porque el director ya se ha curado de sus problemas personales.

Puntos negativos que ensombrece un triunfo completo, pero, aún así, la peor consecuencia de Evangelion fue su asociación inseparable con Gainax, de manera que todo lo que hiciera esa productora a partir de ese momento sería como Evangelion. Esto provocó que cuando aparecieron los seis Ovas de FLCL, en el año 2000, muchos aficionados sintieran un fuerte rechazo, ante una historia inexistente, sin lógica alguna, y desprovista de cualquier tensión y dramatismo, apenas una serie de gags sin hilazón alguna, acumulados aleatoriamente uno sobre otro.

Y sin embargo, FLCL puede ser la obra maestra de Gainax, lo que, en la historia del anime, son palabras mayores.

Debo decir que yo me hallé también desorientado ante FLCL y que fueron sólamente los tres episodios finales lo que me hicieron darme cuenta de la categoría de lo que estaba viendo. De hecho, si se observa con atención la serie, se puede encontrar un tenue hilo argumental, la del paso a la madurez del adolescente protagonista, ilustrado en su descubrimiento de la sexualidad, via los tres caracteres femeninos que le acompañan durante la serie... y la pérdida final de todas ellas por falta de valor y agallas, para volver al punto de partida, a la vida sin incidentes ni emociones de la que fue rescatado brevemente en el tiempo de la serie.

Una justificación a posteriori, es cierto, ya que Gainax/Evangelion, siempre tenía que producir series con profundos significados, pero excusa al fin y al cabo, ya que lo distintivo de FLCL no es contar una historia más, por muy profunda u original que fuera. Lo distintivo de FLCL es que los animadores de Gainax contaron, en esta producción pionera en el uso del ordenador, con casi absoluta libertad, para jugar con las posibilidades de la forma, experimentar con diferentes estilos, romper con todo tipo de normas y ataduras, y, sobre todo, disfrutar con aquello que consituye la esencia de la animación, la representación del movimiento, como se muestra en la magnífica secuencia que he intentado representar en las capturas de la entrada.

Una serie, en fin, llena de energía y de entusiasmo, de pasión por lo que supone la animación, y que supone o debería suponer un inmenso placer para cualquier aficionado de la animación que se precie.