lunes, 20 de diciembre de 2010

100 AS (XXXIXb): The Hole (1962) John & Faith Hubley


















 He indicado en otras ocasiones como, aparte de comentar la lista oficial de mejores cortos de animación que recopilara el festival de Annecy, estoy utlizando corto de una lista B, ni más ni menos, que la recopilación no demasiado legal de esos cortos que circula por la Internet. Obviamente, la lista A y la lista B deberían coincidir, pero no es así, puesto que algunos cortos son casi inencontrables, sí, en este tiempo de Youtubes, al no haber sido editados en DVD, ni haberse repuesto desde hace años por TV, así que lo compiladores de la lista B han incluido otros cortos para substuir los que faltan, lo cual permite cubrir algunas omisiones de la lista A y ampliar un poco más el rango de animadores y estilos contemplados.

En este caso el corto elegido es The Hole, realizado en 1962, por el tándem John y Faith Hubley, autores que aparecieron hace unas cuentas semanas en esta reseñas. Personalmente yo hubiera elegido otro corto, pero este también es un magnífico ejemplo de la importancia de esta pareja en la historia de la animación.... aunque cualquiera que quiera evaluarlo por si mismo, tendrá que conformarse con las copias difuminadas de  Youtube o los trasvases de VHS a DVD que se pagan a precio de oro en la internet, al menos hasta que se editen las, así dicen, apabullantes restauraciones que algunos privilegiados ya han podido ver.

¿Y cual es esa importancia de la que tanto hablo? Como también recordaran los (pocos) habituales de este foro. Hacia 1950, la productora americana UPA encabezó una revolución estética contra el estilo disneyano, introduciendo un estilo de dibujo y animación, mucho más estilizado y vanguardista, intentando que en esta forma tuvieran cabida las conclusiones de un siglo de modernismo en las artes. El resultado de ese terremoto aún se siente sesenta años más tarde, en la forma de la animación experimental que llena los festivales de animación del mundo y una larga lista de animadores que no tienen de que avergonzarse frente a sus hermanos mayores que hacen cine de verdad.

Pues bien, John Hubley fue uno de los creadores que participaron en las producciones de la UPA, con un corto magistral como es Rooty-Toot-Toot (que comentaremos más adelante) y que más tarde fundaría su propio estudio, junto con su mujer Faith, del cual irían saliendo obra maestra tras obra maestra hasta la muerte de John en los años setenta, como el Moonbird que comenté hace unas semanas.

Rasgos característicos de los cortos de Hubley es su experimentación con el sonido, desde la utlización del registro de una Jam Session como en Tender Game, la grabación de las conversaciones de los hijos del matrimonio, como en Moonbird,  o la reproducción de una conversación entre obreros, con sus meandros y digrsiones, en el caso que nos ocupa. Más importante aún, es la profunda pictoricidad de todos y cada uno de sus cortos, auténticas pinturas que devienen animadas, pero cuya inspiración es eminentemente vanguardistas, al tratarse en todo caso de bocetos o como mucho pinturas no terminadas, donde no se intenta esconder las huellas del proceso pictórico o de la técnica animada, y donde ambos procesos se mezclan y entremezclan, de forma que en muchas ocasiones, la animación parece guiada por las pinceladas y estas por la necesidad del movimiento, dando origen a una original belleza estética que nadie antes había conseguido.

Una belleza que no evita la profundidad, como es el caso de este The Hole, en la que la aparente anécdota banal, esa conversación entre obreros durante una pausa en el trabajo, esconde el miedo al holocausto nuclear, que tan inevitable pareció a la humanidad durante los años de la guerra fría.


Y como siempre, les dejo con el corto para que lo disfruten. Lamento que no tenga subtítulos puesto que la conversación, y hablan durante todo el tiempo, es esencial para captarlo completatamente. En fin, esperemos que algún día se materialice esa edición de lujo de los cortos restaurados de los Hubley.