domingo, 17 de julio de 2016

La lista de Beltesassar (CXXXVIII): Sesame Street Light and Heavy (1991) John Lasseter y Andrew Stanton


















Como todos los domingos, continúo mi con revisión de la lista de cortos animados realizada por el misterioso profesor Beltesassar. Esta vez ha llegado el turno de Sesame Street Light and Heavy, corto realizado en 1991 por uno de los fundadores de la Pixar, John Lasseter, y uno de sus mejores directores, Andrew Stanton.
La asociación con Sesame Street no es casual. A lo largo de sus muchas décadas de existencia, desde su creación a finales de los sesenta, este programa no sólo se ha basado en los muñecos del desaparecido Jim Henson, sino que ha incluido múltiples cuñas animadas, normalmente realizadas por los mejores de su tiempo. Así que no es de extrañar que cuando la animación  3D empezó a despegar gracias a Pixar, este estudio fuera también encargado de colaborar con algún corto para ese programa.

Aunque obras de encargo, generalmente olvidadas al poco, muchas de esas cuñas animadas son por derecho propio auténticas obras mayores de la animación. Tal es el caso de este pinball count de los años 70 que algunos no hemos podido olvidar, y lo mismo ocurre con el Heavy and Light de Pixar. Aparentemente no es más que una derivación del corto anterior Luxo Jr. (1986), pero para mí se encuentra a la misma altura que su hermano mayor.

¿Por qué digo esto? Pues simplemente porque a pesar de los años transcurridos y de los muchos avances técnicos que se han ido acumulando en ese intervalo, ambos cortos siguen manteniendo su frescura. Esto se debe a que gran parte de los cortos en 3D de los años de fundación de esa tecnología, de 1980 al 2000 y muchos, se concibieron en gran parte como demos, anuncios de la última herramienta de generación de imágenes y de la plataforma con la potencia necesaria para ejecutarlos. Se trataba, por tanto, de obras de circunstancias, caducas casi enseguida.

Sin embargo, aunque los primeros cortos de Pixar comparten ese mismo objetivo, Lasseter y Stanton tuvieron la visión suficiente para dotarlos de una base argumental sobre la que construir auténticas actuaciones de sus actores sintéticos. Es decir, que aunque la historia se redujese a mera anécdota, la expresividad de los personajes animados les dotaba de una cierta verdad, precisamente ésa que los mejores animadores saben conseguir con unas pocas líneas y unos cuantos colores. 
Por otra parte, estos cortos iniciales de Pixar están desprovistos de la sentimentalidad rayana en la cursileria, propia de quién quiere ser poético sin tener ni idea de que es eso, que astraga tantas de sus obras posteriores. Estos cortos, por el contrario, están repletos de un sano sentido del humor, rayano en la travesura y la trastada, que los hacía muy atractivos en los ambientes universitarios de los años ochenta, como ocurría con la versión sin censurar de Knick Knack. (1989)

Así, lo importante en Sesame Street Light and Heavy, es algo muy sencillo, casi banal, pero esencial en la animación: reproducir el movimiento. Conseguir mediante la expresión de los actores animados, en este caso las dos lámparas protagonistas, que sintamos el peso y la ligereza de los objetos que manipulan. Y con eso basta.

No les entretengo más. Como siempre les dejo al corto. Ejemplar en su sencillez y su modestia. En como de casi nada se puede conseguir todo.