domingo, 1 de junio de 2014

The Beltesassar List (XLVII): 9 (2005) Shane Acker














Como todos los domingos, continúo mi revisión semanal de la lista de cortos animados realizada por el misterioso profesor Beltesassar. Esta vez ha llegado el turno a 9 realizado en 2005 por el animador norteamericano Shane Acker.

Acker pertenece a la reciente generación de animadores que son al mismo creadores de efectos especiales para los filmes comerciales. No es que la unión de ambos campos, el FX y la animación sea algo nuevo, basta recordar a figuras como Harryhausen o O'Brien, pero hay que señalar que la irrupción del ordenador y los CGI ha llevado a ambos mundos a confluir, al menos en lo que respecta a la animación 3D. Como consencuencia.  algunas películas de acción real, caso de la reciente Gravity, podrían haber sido estrenadas tranquilamente como películas de animación.

Por otra parte, los lectores de este blog sabrán de mis muchos reparos hacia la animación 3D, debidos tanto a su obsesión por la representación milimétrica de la realidad como a sus pretensiones de universalidad, ocultando cualquier otro tipo de manifestación animada a los ojos del público. Tengo que decirles, no obstante, que 9 me parece una gran obra de esta técnica, de las mejores en su estilo, y así debió parecer a muchos otros, puesto que el éxito de este corto permitió a Acker realizar un largometraje en el que expandió y explicó el mundo propuesto en el corto original.

No he visto el largo del mismo nombre, así que no puedo opinar sobre su calidad, ambiciones y resultados. Sí puedo decirles que gran parte del acierto de 9, el corto, estriba en que a pesar de la novedad de su técnica, su estructura y desarrollo son ciertamente clásicos, sin caer en la tentación de la broma postmoderna o de la demo visual enseguida tornada anticuada. Llama la atención que, a pesar del evidente dominio que tiene Acker de las posibilidades de la 3D, no intente jamás asombrar al espectador, sino que utilice sus resortes con una naturalidad y sencillez poco común, de forma que cada movimiento registrado está justificado por la lógica interna de la historia.

¿Hablo de lógica interna? Curiosamente, otra de las virtudes de la historia es precisamente constituirse como un enigma. El mundo del protagonista que da nombre al corto, 9, un extraño muñeco de trapo dotado de vida, no puede estar más apartado del nuestro, mejor dicho, parece hallarse en un escenario posterior a la humanidad, donde nuestras reglas y referencias ya no tienen sentido alguno. Este escenario postapocalíptico se hizo más explícito en el largo posterior, con buenas y malas consecuencias, pero lo que interesa aquí es que Acker nos arroja en este mundo sin suministrarnos guías ni explicaciones, obligándonos a reconstruir lo poco que puede ser interpretado mediante la observación de las relaciones entre sus personajes.

Tan estricta llega a ser esta disociación, entre lo supuesto y lo comunicado, que el corto renuncia a la palabra, aparentemente desaparecida con la humanidad, y se envuelve en el más profundo silencio, apenas interumpido por el ruido y una sutilisíma banda sonora apenas audible, que no intenta suplir a las imágenes con un significado que no tienen, como tan habitual es en Hollywood. 9 se une por tanto a la larga tradición de obras mudas tan habituales son en la historia de la animación y que permiten así a sus creadores centrarse en exclusiva en la representación visual de mundos soñados, continuando de esa manera los logros del cine silente, mucho tiempo después de que éste desapareciera por completo.

El único pero que podría añadirse a este corto es una más que evidente frialdad que impide identificarse con sus personajes, unida a que los enigmas planteados en su historia quedan sin respuesta ni resolución, como si simplemente hubiéramos vislumbrado un breve segmento de una historia mayor, la que se contaría en el largo. No creo que esto en sí mismo sea un defecto, ya que al mantener el misterio sin resolución, el impacto final sobre el espectador se ve acrecentado, a lo que hay que añadir, si he de creer lo que he oído de la película, los intentos del largo por explicarse a sí mismo dañaron bastante a su resultado final.

Como siempre, no les entretengo más. Les dejo aquí el corto. Que lo disfruten,



Shane Acker _ Short 9 2005 from virtualtouchdesign on Vimeo.