sábado, 25 de febrero de 2012

Our Ancestors

We argue therefore that Neanderthal burials appear when and where they do because of local shifts in carnivore behaviour away from using caves and rockshelters, and not as a consequences of the birth of symbolic behaviour. It is noteworthy, for instance, that not one Neanderthal burial/complete body comes from an open site anywhere in Europe. Yet such open-site burials are common in Upper Paleolithic, when deep grave pits were dug. It is also worth noting that in Central Europe, where  no Neanderthal cave burials have been yet found, there are open site burials dating to the Upper Paleolithic, for instance at Dolni Vestonice in Czechoslovakia. Carnivores were present during both period in the region. We conclude that the preservation of complete bodies in open sites during the Upper Paleolithic indicates a deliberate custom, closer in concept to what we regard as a burial than the Neanderthal practice, which was more akin simply to corpse disposal; in the latter instance, complete skeletons only survived in exceptional circumstances.

In search of Neanderthals, Cristopher Stringer and Clive Gamble.

En estos últimos días una noticia referente a la paleantrología ha saltado a los títulares de los periódicos. El hecho de que los Neandertales estuvieron a punto de extinguirse en Europa hace 50.000 años y que cuando el hombre moderno (Homo Sapiens Sapiens) colonizó el area europa hace 40.000 años, sólo encontró grupos aislados de la especie hermana de homínidos.

Esta noticia ha coincidido con mi lectura de un libro fundamental de los 90, el citado arriba In Search of Neandertals, algo anticuado ahora mismo, tras 20 años de avances en la investigación, pero aún importante al constituir una síntesis del conocimiento que tenemos sobre el Homo Neandertalensis (o Homo Sapiens Neandertalensis, según se le considere subespecie o especie completa) y sobre todo, de los problemas que sus fósiles y su ubicación temporal y espacial plantean en la reconstrucción de la evolución humana.

Muy resumidos estos son

  1. La ubicuidad del Homo Sapiens actual es producto de una segunda expansión desde África, hacia el 40.000 bp, tras la expansión del Homo Erectus, o de una evolución local de éste último en las tierras ocupadas por esta especie y otras relacionadas, como el Neandertal. O dicho de otra manera, la diferenciación en razas es un hecho reciente provocado por la expansión del Homo Sapiens, es decir algo reciente, o refleja adaptaciones particulares de los Homo Erectus/Neandertal de cada región geográfica y es por tanto un hecho antiguo
  2. ¿Cuál fue la relación entre Neandertales y Sapiens en Europa? ¿Hubo mezcla e hibridación? ¿Intercambio cultural? ¿O simplemente los Sapiens aniquilaron a los Neandertales, ya sea voluntaria o involuntariamente al ser poseedores de herramientas y esquemas culturales más evolucionadas?
  3. Y por último, el problema del año 50.000. Durante la mayor parte de su andadura, los restos culturales del Homo Sapiens apenas se distinguen de los de los Neandertales, hasta que hacia el año 50.000 aparece todos los signos que normalmente asociamos con la cultura humana (simbolos, arte, esrtuctura social, variedad y especialización de las herramientas), desde entonces hasta hoy, y que acompañan al hombre en todos sus viajes y asentamientos. ¿Es real esa discontinuidad ?  y si es real ¿Por qué se produjo ese cambio cualitativo? ¿O es un espejismo provocado por los huecos en el registro fósil? ¿Tenían los Neandertales una cultura similar que pudo inspirar/influir en la del Homo Sapiens en las zonas de contacto entre ambas especies, por ejemplo en Palestina?
Desde la publicación del libro, varias preguntas de las citadas arriba han recibido respuesta o al menos gozan de un consenso prácticamente universal. Por ejemplo, la teoría de la aparición multipolar del origen multiple del Homo Sapiens ha caido en desuso, ante los avances de la genética que ha utilizado herramientas como el ADN mitocondrial o la comparación de los cromosomas Y, transmitidos sólo por línea materna o paterna y por tanto con especial resistencia a los cambios. De esta manera se ha podido demostrar no sólo que los humanos colonizaron el mundo hacia el 50.000 bp sino incluso las probables rutas de expansion y las relaciones entre los grupos humanos, confirmando, por ejemplo el origen norasiatico de los indios americanos.

El segundo punto sigue siendo bastante polémico, dividido en campos opuestos que suelen responder a la ubicación del sabio y la cercanía a yacimientos tipo. Por ejemplo los sabios ibéricos suelen ser muy celosos de sus neandertales, presentando la tendencia a ser partidarios de cierto tipo de hibridación e intercambio cultural. No obstante, es un hecho comprobado que la industria Musteriense, tìpica de los neandertales, es substituidad hacia el 40.000 por dos industrias distintas la Magdelaniense, típica del Sapiens Sapiens y la Chalteperroniense, que parece ser una respuesta de los Neanderales a las mejores herramientas de sus competidores, en forma de copia de las técnicas utilizadas por estos.

He hablado de competencia, reflejada por esa industria nueva basada en la de los recién llegados Sapiens, que de repente aparece entre unos Neandertales que sabemos a punto de extinguirse. Esto no supone que esta extinción se realizara de forma violenta, con los Sapiens cazando y eliminando a los Neandertales (aunque la historia del Homo Sapiens no nos permite ser tampoco muy optimistas cuando se habla de contactos entre diferentes grupos de esa misma especie, no digamos entre diferentes especies), por el contrario, es posible imaginar un modelo en el que la mayor eficiencia de los recién llegados dejara sin recursos a los Neandertales, los cuales poco a poco irían decreciendo en número hasta desaparecer, proceso que, de acuerdo con esos mismos modelos, se habría podido completar en un tiempo mínimo en términos geológicos y evolutivos, apenas unos cientos de años.

El último punto es quizás el más complejo y polémico, sin que aún haya recibido una respuesta o solución. Uno de las grandes preguntas de la paleoantropología es saber exactamente qué ocurrió hacia el año 50.000 bp, coincidiendo con la expansión desde África, porqué que un Homo Sapiens cuya cultura material  hasta entonces era indistinguible de la del Neandertal empieza a adoptar todos y cada uno de los elementos que comúnmente asociamos con la cultura humana y sí ese cambio fue producto o motivo de la misma expansión a la que me refería. Un problema que se asocia con la posibilidad de que ciertos rasgos culturales, como el lenguaje o la práctica del enterramiento, estuvieran ya presentes en los Neandertales y por lo tanto hubieran sufrido cierto proceso de incubación producto del contacto entre ambas especies en zonas limítrofes entre ambas especies, como es el caso de Palestina, donde Sapiens y Neandertales convivieron durante 100.000 años, a veces utilizando las mismas cuevas y abrigos.

He indicado ya como en Europa parece ser que la entrada del Homo Sapiens fue la que provocó un cambio en la cultura de los Neandertales, por imitiación, lo cual eliminaría la posibilidad de esa incubación, pero no explicaría el porqué del repentino salto cualitativo. En los últimos años, no obstante, la investigación en el area sudafricana ha revelado firmes indicios de que quizás el salto cualitativo es en realidad un espejismo, ya que en fecha bastante antigua parece ser que el Homo Sapiens de antes de la expansión mundial presentaba ya esos rasgos culturales modernos, tipo adornos o uso de pigmentos para decorarse el cuerpo. Indicios firmes, es cierto, pero siempre queda la posibilidad de que sean experimentos aislados, pequeños adelantos parciales de lo que habría de suceder, que en esa ocasión terminasen en nada, hasta que se produjese la coincidencia de varios de ellos en el mismo tiempo y lugar y algo hiciese click en las mentes de nuestros antepasados... algo como el surgimiento del lenguaje articulado.

¿Y los Neandertales? ¿Que tipo de cultura tenían? Como hemos visto, los indicios de cultura avanzada parecen ser copia de lo que el Homo Sapiens tenía. No obstante, y como rechazo de la opinión de principios del siglo XX que los consideraba casi como bestias semihumanas, desde hace bastantes décadas se ha preferido considerarles como muy cercanos a nosotros, dotados de constumbres tan cercanas a nosotros como el enterramiento en tumbas, lo cual explicaría que hallamos encontrado tantos esqueletos de Neandertal casi completos.

Es cierto que la idea de unos neandertales como primitivos paradigmáticos no se puede sostener, y que el hecho de que durante casi 100.000 años la cultura material de ambas especies fuera completamente indistinguible significa que no tenemos mucho de qué enorgullecerlos. Sin embargo, hay que evitar el otro peligro, de antropomorfizar en demasía a nuestros ancestros y en este caso, el de los enterramientos, la opinión de los autores, que yo comparto, es completamente negativa. En primer lugar, ninguno de los Neandertales fue enterrado en una fosa, al contrario que lo común en los Sapiens post 50.000 (¡ojo, no en los anteriores!) y sus supuestos enterramientos podrían ser explicados por causas naturales como derrumbamientos de las cuevas en que se refugiaban. Tampoco ayuda mucho que las pruebas de ofrendas sean casi inexistentes o producto de las imaginación del excavador (como en el caso de las flores de la cueva de Shanidar) mientras que los signos de manipulacion (restos de animales cazados, preparación del cuerpo e incluso amputación de extremidades) sean inconfundibles en los Sapiens. No ayuda tampoco el hecho, como señalan los autores,  de que no tenemos enterramientos en zonas abiertas que sabemos ocupadas por Neandertales, ni mucho menos de cementerios, cuando ambas cosas son típicas de los Sapiens que ocuparon esas zonas más tarde.

En resumen, casi humanos, pero no tanto como nos gustaría y una pista equivocada a la hora de resolver el enigma del 50.000