domingo, 1 de febrero de 2015

La Lista de Beltesassar (LXXIX): Paradise (1984) Ishu Patel





















Como todos los domingos continúo mi con revisión de la lista de cortos animados realizada por el misterioso profesor Beltesassar. Esta vez ha llegado el turno a Paradise (Paraíso), corto realizado en 1984 por el animador hindú Ishu Patel.

Patel es uno de tantos grandes nombres de la historia de la animación completamente desconocidos para el gran público... y la mayoría de aficionados. Nacido en la India, con formación en diseño gráfico, su aportación a la animación destaca por esa elegancia en la complejidad, ese equilibrio en medio de arabescos y contrapuntos que caracteriza tanto al arte tradicional de esa parte del mundo como a las técnicas del diseño contemporáneo. Sin embargo, su contribución a la forma animada no se queda ahí. Si así fuera no habría pasado de decorador, de constructor de fondos, de mero personaje secundario. Además de ese sexto sentido por la belleza inesperada que surge de combinar líneas y colores, la obra de Patel destaca por su capacidad para descubrir los múltiples y sutiles modos en que unas formas pueden metamorfosearse en otras. Una característica ésta última que, como ya sabrán los que siguen estas líneas, constituye una de las esencias de la forma animada.

Ya en su debido momento comentamos otra obra de Patel, el corto The Bead Game,  un auténtico tour-de-force que constituye una de las cimas de la animación. Paradise, la obra que nos interesa ahora, no llega a esas alturas técnicas, pero en contrapartida, se adentra más en el análisis de los problemas de la creación artística: la relación entre el creador y su público. Esta reflexión se realiza con las armas de la leyenda tradicional, la vieja historia del cuervo que toma consciencia de su fealdad al observar el espectáculo que tiene lugar dentro del palacio de un rey, milagro de la belleza observable sólo a unos pocos. Ese nuevo sentimiento de exclusión e impotencia se acrecentará al comparar su mediocridad con el colorido de las otras especies de aves y le llevará a remedarlas, robandoles sus libreas, para presentarse, renovado y recreado, ante ese poderoso rey, del cual espera obtener la admiración y el favor.

Ese afán desembocará en catástrofe, puesto que el cuervo será castigado por su atrevimiento, enjaulado y abandonado a los elementos para que muera, pero en el camino tanto el cuervo como nosotros habremos aprendido una preciosa lección. La riqueza y la belleza que caracterizan al palacio del red no son otra cosa que un falso paraíso, cárcel dorada que no tiene otra propiedad que su artificialidad, la cual no recubre otra cosa que no sea vanidad y vacío. Es fuera, en los amplios espacios abiertos, donde se halla la verdad, la auténtica belleza, el auténtico paraíso, que no necesita de grandes pretensiones ni de mayores declaraciones para cumplir su propósito, puesto que le basta con ser, estar, sin precisar de adulaciones ni de aclamaciones para alcanzar las mayores alturas, para satisfacer cualquier deseo.

Este contraste lo expresa Patel ilustrando el mundo de los pájaros de forma naïf, casi copiando al aduanero Rousseau, pero al mismo tiempo nutriéndose de las tradiciones de la pintura hindú, bidimensional y similar a un tapiz sobre el que se tejen siluetas sin profundidad. Un mundo puro, simple y sencillo que se opone frontalmente al derroche y dispendio ridículos, cursi y kitsch, con que es descrito el paraíso que habita el rey. Un falso paraíso porque está destinado al disfrute de una sola persona, del cual se excluye al resto de la humanidad, mientras que en la fiesta organizada por el cuervo con la que concluye el corto, todos están invitados, cualquiera es igual a cualquier otro, nadie está de sobra.

No les entretengo más. Disfruten del corto, obra maestra de uno de los grandes, y disculpen la mala calidad de la copia, pero ya saben, la animación no merece ediciones en condiciones, y en ocasiones, como en esta, ni siquiera ediciones chapuceras.



Paradise - Ishu Patel (1984) 720p from AntoniusAlves on Vimeo.