domingo, 22 de febrero de 2015

La Lista de Beltesassar (LXXXII): Le building (2005) Marco Nguyen et al.















Como todos los domingos continúo mi con revisión de la lista de cortos animados realizada por el misterioso profesor Beltesassar. Esta vez ha llegado el turno a Le building (el edificio), corto realizado en 1988 por el animador francés Marco Nguyen, entre otros.

El "entre otros" tiene especial importancia en este caso. Le Building es un corto colectivo, creado como ejercicio fin de carrera por los estudiantes de la escuela francesa de las artes de la imagen,  Gobelins. Este tipo de cortos presentan, en mi opinión, un grave problema. Por lo regular no pasan de ser ejercicios de estilo, demostraciones de la pericia de los estudiantes implicados, en ocasiones deslumbrantes y magníficos, pero al mismo tiempo desprovistos de identidad propia, fuera de la inevitable influencia de los profesores.

En sí, esto no sería ninguna objeción. Todos tenemos que empezar de alguna manera. Ningún creador surge repentinamente de la nada, con su estilo formado, libre de influencias foráneas. El problema viene de que estos cortos fin de carrera quedan como excepciones, sin continuidad ni continuación. En general, los artistas implicados en su creación acaban desarrollando su carrera en el mundo de la animación comercial, sea en la publicidad, en las series de animación televisivas o en los largometrajes de las majors. El resultado, triste pero previsible, es que casi ninguno, a menos que medie un golpe de suerte, llega a madurar como artista independiente, quedando rápidamente encasillados como artesanos, o si preferimos un nombre más de moda, profesionales expertos.

Por otra parte, estos cortos-ejercicio suelen adolecer además del inevitable defecto del formato corto en imagen real: reducirse a una única idea, devenir un chiste alargado. Es demasiado habitual comprobar como pasados los primeros minutos, el corto pierde fuerza, se deshilacha, desembocando en la irrelevancia, extraviado entre ruinas de ideas que no han podido ser engarzadas debidamente con la principal o se han quedado a medio cocer. Afortunadamente, este no es el caso de Le Building que tiene la prudencia de restringirse a una duración exigua, apenas un minuto, evitando así perder fuelle o aburrir al espectador.

De lo dicho, habrán podido deducir que no soy muy aficionado de estos cortos-examen final. Es así, pero desgraciadamente, tengo que reconocer que es la única oportunidad que muchos estudiantes, muchos artistas tienen para crear una obra propia y personal. Demasiados serán irrelevantes, no tendrán continuidad,  no pasarán de mera aplicación de las técnicas aprendidas, pero la labor de esas instituciones habrá merecido la pena con que uno de ellos destaque, nos descubra la mano de un auténtico creador y sea la piedra fundacional que marque el inicio de otra forma nueva de considerar la animación.

No ha sido el caso, desgraciadamente, de Le Building. Pero eso no quita que sea un corto bien trabajado, un ejemplo magnífico de como integrar le ordenador con el acabado tradicional, y además de su evidente pericia técnica siga siendo divertido y efervescente, al estilo de aquellas producciones alocadas de la edad de oro de la animación americana.

No les entretengo más. Como todas las semanas aquí les dejo el corto. Que lo disfruten.



Le Building from Olivier Staphylas on Vimeo.