domingo, 13 de abril de 2014

The Beltesassar List (XLI): Famous Fred (1996) Joanna Quin


























En mi revisión semanal de la lista de cortos animados realizada por el misterioso profesor Beltesassar, ha llegado el turno de Famous Fred, realizado en 1996 por la directora británica Joanna Quinn

Una reacción frecuente entre los aficionados a la animación es la indignación frente a la ecuación animación=infantil tan común en el resto de la cinefilía, gran parte de la crítica y la inmensa mayoría del público. Esta repulsa nuestra se debe a las connotaciones de desprecio que oculta esa definición, que reduciría una forma artistica como la animación al rango de menor e incluso la despojaría de todo posible valor artística, pero no significa que nosotros consideremos las obras infantiles/juveniles como menores, poco serias o simplemente prescindibles.

Eso sería una equivocación.  Y para deshacer ese malentendido basta recordar que obras mayores de la literatura, universalmente respetadas, como es el caso de la producción de Lewis Caroll, fueron en inicio pensadas para un público juvenil, sin que eso les llevase a ninguna concesión, ya sea en su uso del lenguaje o en sus pretensiones experimentales... sin entrar en cuantas otras obras señeras de la tradición occidental empezaron como literatura humorística, otra de las cenicientas de las artes.

Esta introducción viene a cuento porque Famous Fred es claramente animación destinada a la infancia, un tanto alejada, en principio, de los temas adultos que Joanna Quinn ha sabido tan bien abordar en el resto de sus cortos. Podría pensarse que se trata de una obra menor, de compromiso, alimenticia, cuyos réditos permitiesen financiar otras creaciones más osadas y comprometidas. Sin embargo, para todo artista que se precie de serlo no hay obras menores, sólo obras, espacios donde plasmar su creatividad, oportunidades para mejorarla y perfeccionarla, sin importar a priori cual vaya a ser su repercusión o el lugar que ocupen en el catálogo del creador.

Quinn pertenece precisamente a ese selecto grupo, el de los artistas de ley. Se trata de una de las mejores animadoras de este tiempo a caballo entre dos siglos, en cuyo trabajo, claramente enraizado en la animación 2D tradicional, se descubren las muchas enseñanzas producto de casi un siglo de historia, además de la altura a la que puede llegar con ellas un artista de talento. El rasgo definitorio de Quinn es la expresividad, la vitalidad de su trazo y de su animación. Ella es capaz de reproducir con justicia y precisión, con el grado justo de exageración que los hace verosímiles, los movimientos más complejos - véasen las capturas que abren esta entrada - especialmente aquellos que por su cotidianidad y sencillez nos pasan desapercibidos, pero que son precisamente los que distinguen y caracterizan, individualizan, a los diferentes seres vivos, las muchas personas y animales, con las que nos cruzamos a diario.

Famous Fred puede parecer una historia intranscendente. Un cuento sin otras pretensiones que la de entretener a los niños, pero esto no importa a Quinn quien lo llena de esos pequeños detalles, de esos milagros máximos que son característicos de los auténticos maestros de la animación y los distinguen de tanto imitador barato... o de esos productos relucientes pero completamente vacíos, que surgen cada temporada de los ordenadores cuya sóla presencia se supone garantía de éxito, aunque finalmente acaben siendo arrojados irremediablemente a la basura.

Famous Fred merecería ser visto sólo por la brillantez de la animación de Quinn, pero su interés no se limita a ser un catálogo de técnicas y de hallazgos disociados de su contenido. Hablaba antes de que este corto podía parecer intrascendente, pero los aficionados, los amantes de toda literatura, saben que en la mejores obras del género infantil se esconde una magia, un encantamiento, que se resumen el proceso de descubrir un mundo del cual se es espectador por primera vez. Un entorno nuevo, aún virgen, en el que aún no se sabe distinguir entre la maravilla o el peligro, labor en la que esos libros, esos cortos animados, actúan de guía necesario. De esa Tarea Quinn es plenamente consciente y se la toma en serio,consiguiendo una sentida ilustración del contenido original.

No les entretengo más. Como siempre, les dejo aquí el corto. Disfrútenlo, aunque desgraciadamente no he podido encontrar una versión traducida al castellano.


Film - Famous Fred from Beryl Productions International on Vimeo.