domingo, 14 de julio de 2013

The Beltessasar List (y VI): Gopher Broke, 2004, Jeff Fowler






Tengo que disculparme por el abandono en que he tenido estas reseñas en las dos últimas semanas, pero aquí estamos de nuevo y con fuerzas renovadas. El corto que toca en esta ocasión de las compilaciones de Beltesassar es Gopher Broke, realizado en 2004 por Jeff Fowler y el estudio Blur.

Se trata de nuevo de una producción en 3D, de las muchas recientes se recogen en la lista de Beltesassar. Puede parecer que sólo hay cortos 3D en, pero  es una falsa impresión, ya que por ahora la mayoría de cortos en otras técnicas ya habían sido comentados en la lista de Annecy, así que he optado por no repetirme. Los que sigan este blog sabrán de mis reparos a la animación por ordenador, pero tengo que decirles que en esta ocasión el corto es realmente divertido y el uso que se hace de la 3D no se realiza en modo apisonadora, intentando apabullar al espectador, sino que parece curiosamente comedido, muy al servicio de la acción y la historia que se narra.

Lo anterior no implica que sea perfecto. Si durante muchos años la sombra de la Disney pesó como una losa sobre la animación americana, el rechazo a su sensiblería y conformismo, ha provocado que ahora sea la sombra de la Warner - o de la idea que el siglo XXI se hace de la Warner - la presencia constante de todo corto que se pretenda, bien sofisticadamente divertido, bien subersivo y contestatario. En cierta manera, se espera que todo animador americano novel que tenga aspiraciones de talento sea capaz de crear un corto que pudiera formar parte del corpus de la famosa productora, ya sólo una sombra de lo que fue. Esa tarea es demasiado grande para cualquiera - el mismo Chuck Jones fracasaría en el revival de los años 90 - y con demasiada frecuencia suele dejar de lado que la aparente locura y rebeldía de los cortos de la Warner se basaba en una animación donde la exageración y el desenfreno controlada al milímetro y al minuto, mientras que temáticamentese bebía de los tipos de la comedia tal y como la tradición teatral occidental había legado tras pulirlos durante siglos.

Es por ello que esa tarea de actualización suela fracasar a menos que se emprendan caminos completamente nuevos, como ocurriera con Bakhsi y Kricfalusy, que acaban por ser los modelos no confesados de estos cortos que intentan imitar a la Warner. En el caso de Gopher Broke las influencias son inconfundibles y si bien no llega a la altura de la Warner en sus mejores momentos (ni a los de los dos creadores antes citados) la falta de pretensiones y la sencillez de su anécdota consiguen que el resultado sea más agradable y agradecido que si se hubiera intentado llegar más lejos.

Un corto menor, cierto, pero un corto al que no importa volver y que tiene el atractivo añadido de demonstrar lo buena que puede ser la animación 3D cuando no se intenta convertirla en mero número circense. Como siempre les dejo con el corto, para que juzguen por sí mismo.