domingo, 18 de diciembre de 2011

100 AS (LXXVI): Le trois inventeurs (1980) Michel Ocelot









Como cada domingo, ha llegado el momento de revisar un corto de la lista de mejores cortos animados recopilada por el festival de Annecy. En esta ocasión le ha llegado el turno a Les Trois Inventeurs realizado en 1980 por Michel Ocelot.

Debo decirles que estoy gratamente sorprendido por la prevalencia en esta lista de una de las formas del stop-motion: el cut-out. Para la mayoría del público - incluso para mí, antes de descubrir esta lista - el cut-out o animación con recortes de papel, era una de las maneras más burdas que existían, opinión basada únicamente en mi afición por South Park, serie que, como sabrán, buscaba conscientemente el feísmo y apartarse de todo lo que pudiera ser excelencia técnica o estética.

Pueden por tanto imaginarse mi sorpresa cuando esta lista me descubrió la obra de nombres mayores de la animación como Yuri Norstein, capaces de crear, utilizando la técnica del cut-out, cortos de belleza estremecedora, desprovistas de torpezas o defectos, hasta el extremo de igualar y superar lo que podía conseguirse con las técnicas de animación tradicional de su tiempo, la que ahora llamaríamos 2D. A esta tradición mayor del cut-out, pertenece el corto que comento en estas líneas, obra primera y maestra absoluta de Michel Ocelot, cuyo nombre sonará a muchos por ser la mente detrás de Kirikou o de Azur et Asmar, formando junto Sylvain Chômet el gran dúo de nombres de la animación francesa contemporánea.

¿Y que tiene de grande el Les Trois Inventours? Como pueden apreciar por las capturas, los recortes que utiliza Ocelot, son de una complejidad y un detalle inusual, llegando a convertirse en auténticos bajorrelieves, esculturas animadas que requieren un enorme trabajo manual, al que hay que añadir el posterior dedicado a la animación. Unos recortes que  no niegan su naturaleza de papel, al mostrarse apoyados sobre una cartulina neutra sobre la que se deslizan, subrayando así su bidimensionalidad, pero que al mismo tiempo, buscan resaltar una tridimensionalidad y romper el plano del cuadro, no sólo con la esculturidad ya comentada, sino mediante la proyección de sombras sobre el fondo y sobre todo proyectando elementos hacia el exterior, como puede observarse en las dos capturas siguientes, donde el avión creado por la menor de los inventores vuela sobre y fuera de cuadro, mientras que los remos del globo del padre-inventor, emergen literalmente la pantalla, en un efecto que reduce a polvo todas las ambiciones de los sistemas esterovisualues.




Pero no es sólo eso, Ocelot es perfectamente conscientes de las limitaciones y virtudes del material, el papel, con el que trabaja, y las utiliza en su favor para crear paradojas visuales, como el hecho de que la madre-inventora, crea los engranajes de su máquina recortándolas, o que cuando las máquinas son destruidas, ésta se expresa arrugando y rasgando el papel del que están hechas... pero sobre todo en la magistral escena final, cuyo secreto y desenlace no les voy a desvelar, para que lo descubran sin interferencias.

Por último, ¿y el mensaje? Al contrario que el corto de la semana pasada, éste corto si intenta trasmitirnos una historia y una moraleja, una conclusión extrañamente dura y amarga en una medio, como el de la animación, que se suele pensar destinada a esa infancia a la que equivocadamente consideramos que no hay que revelar las miserias de la vida. Ese mensaje al que hago referencia, se resume simplemente que un corto que rebosa tanta imaginación e inventiva visual, nos narra como en la vida real esas personas, los tres inventores del cuento, son perseguidos y despreciados, aniquilados por todos los mediocres, todos lo que quieren mantener su dominio y poder sobre las gentes... o de como la fealdad devora la bellaza, y la miseria la felicidad.

Pero no les entretengo más, aquí les dejo el corto para que lo disfruten, y recuerden, esta pequeña maravilla es lo que debería ser la animación, no lo que llevan contándoles desde hace años o ven en la tele y en el cine.