domingo, 18 de septiembre de 2011

100 AS (LXVIIIb): Een griekse tragedie (1985) Nicole van Goethem







En nuestra cita semanal con la lista de cortos animados recopilada por el festival de Annecy, le ha llegado el turno a uno de los pertenecientes a la lista B, la recopilación que corre por las Internets de dios y en la que se han substituido los cortos inencontrables por otros no menos importantes, en concreto, por este Een griekse Tragedie (Una tragedia griega), realizada en 1985 por Nicole van Goethem.

Y debo confesarles que no acabo de entender la inclusión de este corto, peor aún, no acabo de entender que se llevase el gran premio del festival de Annecy y el Oscar de Hollywood.

Es cierto que esta animadora pertenece a una de las escuelas de animación europeas más activas recientemente, la holandesa, que cuenta con figuras como Rosto, Paul Driessen o Michael Dukok de Wit entre muchos otros. Es cierto también que la animación de esta obra no tiene tacha alguna, así como que supone una mirada irónica a lo que consideramos como alta cultura, representada en un cochambroso templo griego cuyas cariátides no pueden estar más alejadas del ideal de belleza clásico... pero ahí se queda la cosa, ya que la idea en que se basa el corto queda agotada en un par de gags, de forma que parece al mismo tiempo demasiado breve y demasiado largo, puesto que por una aparte apenas tiene desarrollo y por la otra se aprecia que ha habido que rellenarlo para que no se acabe enseguida.

Más bien parece como si ambos jurados, el de Annecy y el de los Oscar hubieran querido premiar ese evidente espíritu subversivo que inspira el corto, la idea de que el derrumbamiento del templo griego que aparece en la historia, lo que hace es liberar a las cariátides de una tarea absurda y sin sentido, permitiéndoles gozar al fin de la vida, lo cual debería hacernos revisar nuestras categorías artísticas y vitales, pero como digo, ahí se queda la cosa, sin mayores alardes estéticos ni un intento por desarrollar más la idea, tanto visual como ideológicamente, lo cual provoca que el corto sólo tenga atractivo en su primer visionado, quedando claro su vacío en los siguientes.

En fin, no les doy más la lata y les dejo con el corto. Al menos, échenle un vistazo.