domingo, 25 de enero de 2009

A stranger to your own kin



Cuando me enteré de Terence Malick se proponía adaptar la historia de Pocahontas y el capitan John Smith no pude por menos que sentir una cierta aprensión. Una historia tan significativa, un mito fundacional de un país, enseñado y representado una y otra vez en las escuelas de ese país, evitando siempre los elementos más desagradables, como los colonos desposeyeron primero y luego exterminaron a los legítimos dueños de esas tierra, podía ser una tarea demasiado pesada para un creador tan poco prolífico y al mismo tiempo tan intenso, como Malick.

De hecho podía convertirse en su primer fracaso.

El caso es que ese tema era, por un parte, muy propicio a la propaganda, y por otra parte, a la simplificación. Una propaganda que podía seguir un doble camino, bien el de la exaltación de los valores de occidente sobre el caos y la barbarie de los salvajes, justificando así su exterminio o aculturación, o bien el del subrayado de su inocencia y simplicidad, como si constituyesen el paraíso perdido del cual nos hemos apartado y que ansíamos. Una simplificación cuyo mejor ejemplo sería la Disneyfication realizada en Pocahontas, donde todo conflicto desaparecía y la historia se reducía a una love story de telefilme, mil veces repetida, y sin ninguna transcendencia personal o histórica.

No tenía porque haberme preocupado, así me lo demostró mi primer visionado de la cinta, así me lo confirmado la revisión de este fin de semana.

La historia, colectiva y personal, de ese choque entre culturas, cruel y despiadado, como todos los que se han producido en el transcurso de de los tiempos, se resumen para Malick en el proceso en que ambos protagonistas, el capitán John Smith y Pocahontas, fascinados por la cultura del otro, acaban convertirse en unos extraños a su propia gente, incapaces de vivir con los suyos, y forzados a terminar sus días con los otros.

Un doble proceso de aculturación, el del occidental y el del indio, que constituyen una genialidad de narración, puesto que no hay en ella ese error tan corriente, el punto de vista privilegiado, desde una de las civilizaciones, las anteojeras de burro que nos impedirían ver el cuadro completo, sino que, en esta ocasión a ambas culturas se las permite hablar con su propia voz. Un comparación sin juicios de valor, en las que ambas se nos muestra iguales, o mejor dicho, en la que nos colocamos fuera de ambas y las contemplamos con el mismo interés y curiosidad de un antropólogo interesado en documentar sus costumbres.

Un parangón que se va estableciendo en la película a través de un elaborado juego de simetrías, haciendo que el viaje de Smith hasta el reino indio sea repetido por el viaje de Pocahontas a la corte inglesa, y utilizando los mismos encuadres, las mismas composiciones, la misma forma de rodar a la hora de representar los dos mundos, completamente nuevos para cada uno de sus visitantes... un manera igualitaria y democrática de contemplar el mundo que queda perfectamente clara en la versión extendida, donde se amplía y completa el viaje de Pocahontas que en la versión de los cines quedaba reducida a un mero esqueleto.

Lo que no cambia, sin embargo, en ambas versiones es el inigualable y original estilo de Malick en esta cinta, esa manera de rodar estructurada en planos cortos o muy cortos, junto a violentas elipsis, que curiosamente hacen que la cinta avance a una velocidad imparable, pero sin que se pierda en ningún instante el hilo de lo que se está contando, mientras que ese sentido de lo efímero expresado en esa perenne sucesión del plano, se transforma en una sensación de eternidad y permanencia, al comprobar como la vida y la historia no son más que un ciclo repetido eternamente, que siempre empieza y termina de igual manera.

La marca estética y filosófica de un auténtico genio del cinematógrafo.

7 comentarios:

BUKEPHALOS dijo...

La versión de 150min??? Dónde la compraste?

BUKEPHALOS dijo...

Por cierto, magnifico post sobre el film. Podría estar toda mi vida contemplando y comentando esos 135 minutos. Lo que daría por ese cuarto de hora más... ^^

David Flórez dijo...

En los Estates... y trae subtítulos en castellano...

Aunque está es una de las pocas películas modernas que se puede ver sin enterarse de lo que dicen...

David Flórez dijo...

Sí... yo a veces me encontraba divagando en el océano de imágenes...

BUKEPHALOS dijo...

Woaaa 171 min!!!

http://www.amazon.com/New-World-Extended-Digital-Copy/dp/B001BNFRB2

mahendra singh dijo...

Thanks to your review, I will try to see this film, very interesting! I spent much of my life in Virginia, a few miles from the place where Pocahantas was captured, the land & water there is still very beautiful, … the attraction of the swamps, the dense forest, the intense summer heat …

I have long desired to do a long work on this theme, the English first coming to Virginia & Carolina, as a comic book, inspired by the fascinating work of Thomas Harriot and the drawings of John White … here:
http://books.google.ca/books?id=AULBkhCGr6EC&printsec=frontcover

David Flórez dijo...

As usual we'll wait it with anticipation...