sábado, 20 de enero de 2007

Et in Arcadia, ego



Dentro de la república pastoril de la Arcadia Felix, ese lugar imaginario tan caro a los siglos XVI y XVII, donde los pastores, y las pastoras, dejaban transcurrir la vida apacentando sus rebaños, escribiendo sonetos y silvas en la corteza de los árboles, y entregándose al juego del amor, había una calavera sobre un pedestal, y en éste la siguiente inscripción:

et in Arcadia, ego
.