viernes, 31 de octubre de 2008

Give me a Thousand Kisses (y IV)













Hay un detalle que no he citado en esta selección de momentos de la serie Simoun, simplemente que, al contrario de la mayoría de las series de anime, donde los enamoramientos se extienden a lo largo de episodio tras episodio, sin llegar a plasmarse nunca en la realidad, y permanecen en una stasis sin salida o evolución alguna, en esta serie, por el contrario, los personajes tienen muy claros sus sentimientos y luchan por hacerlos realidad. Una tendencia hacia la acción, al contrario que el estatismo que comentaba antes, que provoca que la serie sea esencialmente dinámica, es decir que una vez que los sentimientos ocultos se revelan y estallan, provocan cambios en la personalidad de los protagonistas, sus relaciones y la situación en la que se encuentran.

Unos cambios que frecuentamente se revelan irreversibles.

Hay otro pequeño matiz añadido, que en esta ronda de relaciones rotas y rehechas, las motivaciones, las razones que llevan a que se anuden y se desaten, son tan variadas como variadas son las personalidades de cada uno de los personajes. Así, por ejemplo, el desencadenante del punto sin retorno ilustrado al principio de esta entrada, no es sino el miedo/soledad de uno de ellos y la compasión que siente el otro. O al menos ese es el punto de vista de uno de los participantes, para el que su debilidad momentánea le permitió tolerar algo que le repugnaría en su estado normal, una versión que es contradicha casi inmediatamente en la serie, cuando se nos muestra lo experimentado por el otro...







...y nos damos cuenta de que el seductor era el seducido y viceversa...

Una oposición entre seductor y seducido, que se da también entre exteriores e interiores, entre esa vida pública de los personajes y lo que sucede tras las paredes de sus alcobas, pero que se traslada también a las diferentes personalidades y en el modo en que hacen realidad las mismas situaciones, ya que si en la relación anterior había tensión y violencia, en la siguiente ilustrada lo que hay es cariño y ternura, tranquilidad y descanso...







Boomp3.com (y nuevamente pulsen para getting in the mood)



...aunque los haya que esta contemplación del amor en otros, les suma en la más profunda tristeza...


...puesto que a ellos no les ha sido concedido gozar de tal gloria...