martes, 27 de noviembre de 2012

Past & Present/Reality & Dream


















Comentaba, hace un par de semanas, mis reparos hacia las dos películas en color de Mizoguchi Kenji, Shin heiki Monogatari (Cuentos del clan Taira) y Yokihi (La emperatriz Yang Kwe Fei), que he visto este fin de semana.

En mi opinión, el problema de ambas es el color. En todas sus películas, por muy remoto que fuera el tiempo que era ilustrado o fantástica la historia narrada, el cine de Mizoguchi se caracterizaba por un extraño e inesperado realismo. Aunque no llega a los extremos de naturalismo de un Kurosawa Akira, ya de una generación superior, los espacios en los que se movían sus personajes parecían perfectamente accesibles y transitables, aun cuando muchas veces se tratase de decorados construidos en estudio, falsos y plenos de convenciones. Esta cercanía visual unida al cuidadoso trabajo de cámara de Mizoguchi, en el que incluso las imperfecciones y errores eran premeditadas, conseguía ese raro efecto de romper la barrera entre el espectador y la pantalla, convirtiendo el plano de la imagen en un espacio real y amplificando la resonancia emocional de lo mostrado por el director japonés.

Este efecto se rompe en las películas en color de Mizoguchi ya que ahora los decorados son perfectamente visibles. Queda un tanto atenuado en Shin Heiki Monogatari, al estar rodada en principalmente en exteriores, lo que hace que el polvo, la suciedad, así como la imprecisión e imperfección de la visa se hagan plenamente visibles; pero en Yokihi, donde prácticamente no existe un plano que no sea de estudio, la hiperrealidad del rodaje en color es devastador para las intenciones de Mizoguchi. A este factor de distanciamiento, hay que unir el hecho de que la historia narrada es especialmente remota (siglo VIII d.C) y perteneciente al ámbito cultural chino, lo que la convierte en extraña y lejana para los mismos actores, aún cuando tema literario sea una constante en la literatura japonesa desde casi un milenio.

Puede decirse que la estilización del blanco y negro hubiera favorecido a esta película, acercándola a lo que pensamos es un Mizogucho, o que si viéramos en color alguna de sus obras maestras, como Ugetsu o Shanso, no las tendríamos tanta admiración y estima. De hecho, resulta curioso comprobar que a pesar del esfuerzo por construir planos que sean auténticas pinturas y donde la elección de los colores no dejan nada al azar, ciertas escenas parecen haber sido pensadas en blanco y negro, por sus fuertes contrastes de iluminación, lo que se acerca a un error de principiante, perdonable en aquel entonces, pero no en la actualidad.

No obstante, a pesar de estos problemas, Yokihi es una de las obras de Mizoguchi más queridas por los aficionados. Obedece a ese mito del Mizoguchi, director japonés por excelencia, perfecto retratista de sus construmbres, sus tradiciones y su pasado.., aun cuando, como ya heseñalado en muchas ocasiones, lo que realmente atraiga a Mizoguchi sea la representación del presente y sus conflictos, y esta igualdad Mizoguchi/Film de época sea producto de un doble error. Por otra parte la temática de Yokihi se aparta claramente de los temas habituales de Mizoguchi (aún es peor el caso de Shin Heiki), puesto que aunque se tiene aquí el tema de la mujer perseguida cuya vida confluye en un sacrificio que sólo puede ser la muerte, la aparición de una historia de amor que se muestra como completa y gozosa, poco tiene que ver con el pesimismo, casi cinismo, de un Mizoguchi que nos ha mostrado una y otra vez la imposibilidad de ese sentimiento, sin ningún poder frente al doble enemigo de la sociedad y el dinero, que desvirtua y prostituye cualquier fenómeno que no pueda comprar y dominar.

Este cariño por Yokihi tiene no obstante otras raíces, mucho más objetivas, al incluir algunas de las mejores escenas que Mizoguchi haya rodado. Por un lado el sacrificio final de la emperatriz, al que pertenecen las capturas que encabezan esta entrada, y por otro el momento más sutil, en que primero la futura emperatriz y luego el emperador descubre al ser humano escondido en la apariencia oficial del otro.


















2 comentarios:

Antonio Rendón dijo...

No puedo sino aplaudir ante unas observaciones tan lúcidas, enhorabuena!

David Flórez dijo...

Se agradece, se agradece...