lunes, 17 de agosto de 2015

Equivocarse teniendo razón/tener razón estando equivocado

Resumo ahora la tesis de este ensayo. Sufre hoy el mundo una grave desmoralización, que entre otros síntomas se manifiesta por una desaforada rebelión de las masas, y tiene su origen en la desmoralización de Europa. Las causas de esta última son muchas. Una de las principales, el desplazamiento del poder que antes ejercía sobre el resto del mundo y sobre sí mismo nuestro continente. Europa no está segura de mandar, ni el resto del mundo, de ser mandado. La soberanía histórica se halla en dispersión.
Ya no hay plenitud de los tiempos, porque esto supone un porvenir claro, prefijado, inequívoco, como era el del siglo XIX. Entonces se creía saber lo que iba a pasar mañana. Pero ahora se abre otra vez el horizonte hacia nuevas líneas incógnitas, puesto que no se sabe quien va a mandar, cómo se va a articular el poder sobre la tierra. Quién, es decir, qué pueblo o grupo de pueblos; por lo tanto, qué tipo étnico; por lo tanto, qué ideología, qué sistema de preferencias, de normas, de resortes vitales.

José Ortega y Gasset, La rebelión de las masas.

 Tras haber leído el ensayo de Gregorio Morán, El maestro en el erial, me entró el deseo de reencontrarme con el pensamiento de Ortega. Hace tres décadas, en los años ochenta, este pensador español era uno de mis escritores favoritos, a cuya lectura dediqué muchos días de mi adolescencia y primera juventud. Su pensamiento, en aquel entonces, jugó un papel decisivo en la formación de mi personalidad, como ocurrió con muchos otros jóvenes de ese tiempo y de épocas anteriores. Esta fascinación mía era de esperar, ya que había sido educado en un colegio religioso y por tanto me debatía en los conflictos de la fe, en la determinación del buen camino y de la tarea necesaria, estando completamente seguro de pertenecer a un exclusivo conjunto de elegidos, a los que se reservaba la misión de cambiar el mundo. Unas ideas caras a la síntesis orteguiana, a pesar de su declarado agnosticismo y escepticismo.

En esta revisión de su obra en la que me embarcado existen dos peligros. Por una parte, el de la sobrevaloración, ya que Ortega es una excepción intelectual, el único filósofo que han producido nuestra tierras o al menos lo más parecido a ese concepto, de manera que sólo por eso su obra ya merece una consideración, un respeto. que le tornaría erróneamente exento de toda crítica. Por otra parte, Ortega pertenece a un momento histórico muy preciso y determinado, en muchos aspectos completamente superado en nuestra sociedad moderna, de manera que su vertiente de ensayista, y por tanto ligada a la actualidad de ese pasado, lastra su pensamiento de manera determinante, sin que sea posible a priori encontrar otros aspectos que lo contrapesen y compensen.

Desgraciadamente, tras esta relectura de su obra magna, La rebelión de las masas, debo decirles que mis peores miedos se han confirmado. Ortega ha dejado de ser nuestro contemporáneo. Sus ideas no es ya que pertenezcan al pasado, algo que sería disculpable, sino que denotan un conservadurismo que choca con nuestros ideales actuales de modernidad y progreso, de igualdad e integración, sin que sea posible arreglo ni compromiso.

martes, 11 de agosto de 2015

El muro

This kind of rational husbandry, in Rappaport's opinion, was what awaited the scientists; it was in fact already being put into practice in our  own case. He made this prediction in all seriousness. The wholesale dealer takes no interest in the inner life of the trained pig that runs about for the truffles; all that exists for him are the results of the pig's activity, and is no different between us and our authorities.
The rational husbandry of scientists admittedly has been hindered by relics of tradition, those unthinking sentiments that came out of the French Revolution, but there is reason to hope that this is a passing phase. Besides the well-equipped sties - that is to say, the shining laboratories - other installations shall be provided, to deliver us from any possible feeling of frustration. For example, a science worker might satisfy his instincts of aggression in a hall filled with mannequins of generals and other high officials specially designed for beating; or he could go to specific spots for release of sexual energy, etc. Availing himself appropriately of outlets here and there, the scientist-pig  -explained Rappaport-can then, without further distraction, devote himself to the hunting of truffles, for the benefit of the rulers but to the undoing of humanity, as indeed the new stage in history will demand of him

Stanislaw Lem, La voz de su amo

Esta clase de crianza racional, en opinion de Rappaport, es lo que esperaba a los cientificos; de hecho, es lo que se estaba poniendo en práctica con nosotros. Esta predicción la había hecho completamente en serio. Un mayorista no se interesa por la vida interior del cerdo amaestrado que busca trufas; todo lo que le importa es el resultado de las acciones del cerdo, y no era distinto lo que ocurría entre nosotros y las autoridades.
Esta crianza racional de los científicos había sido obstaculizada por la supervivencia de la tradición, esos sentimientos irracionales que provenían de la revolución francesa, pero había motivos para esperar que era una fase pasajera. Además de porquerizas bien equipadas - es decir, de laboratorios a la última - otras instalaciones estarían a nuestra disposición, para librarnos de cualquier sentimiento de frustración. Por ejemplo, un trabajador científico podía satisfacer sus instintos agresivos en una sala repleta de maniquís de generales y altos funcionarios, específicamente desarrollados para ser golpeados, o podía ir a sitios determinados para liberar sus pulsiones sexuales, etc. Haciendo uso apropiadamente de estos rebosaderos de vez en cuando, el científico-cerdo -explicó Rappaport- podía, sin otras distracciones, entregarse a la búsqueda de trufas, para el bien de los gobernantes, pero para la desgracia de la humanidad, como era apropiado a lo que una nueva etapa histórica exigía de él.

Siguiendo con mi revisión de la obra de Stanislaw Lem, he llegado a La voz de su amo, que desgraciadamente he tenido que leer en versión inglesa. Ya sabrán de estas notas que Lem suele moverse literariamente en tierra de nadie, creando híbridos que no acaban de ser ciencia ficción pura, fantasía declarada o auténtico tratado filosófico. Esa característica suya no es un defecto, ya que no le lleva a quedarse a medias, sino que acaba constituyendo auténticas aleaciones, en los que estas maneras literarias dispares, incluso refractarias, dan lugar a algo nuevo e inesperado: la forma Lem por así decirlo.

La voz de su amo puede ser el caso extremo de esta alquimia de Lem. Se trata de una aparente novela de ciencia-ficcion que en realidad oculta un complejo - y contradictorio - ensayo filosófico. Esto ya ocurría - mejor dicho, ocurrirá - con Golem XIV, donde tres cuartas partes de la novela son un largo discurso que una mente superior a la humana dedica a sus creadores humanos, demostrando como estos últimos ya no están a su altura, por lo que toda comunicación posterior es un mero ejercicio inútil. El resultado es que estas novelas frontera de Lem aparecen desprovistas de toda acción, incluso de todo humor, excepto el más vitriólico y doloroso, quedando limitadas a largas divagaciones que en la pluma de Lem jamás alcanzan una conclusión... o al menos la que nos gustaría que alcanzasen.

Ese rasgo tan propio del autor polaco que puede repeler a muchos lectores, crecidos y acostumbrados al modo artístico presente donde la acción debe estar presente desde el primer minuto y, como decía Cecil B. de Mile, seguir en ascenso tras un terremoto. Por le contrario Lem prefiere perder el tiempo, digresir, encerrarse en su mundo interior, negarse a comunicarse, hablarnos claro, o quizás, como decía antes, hablarnos tan claro que no nos queda otra salida que taparnos los oídos para no escucharle.

Una manera que a mí, en particular, me fascina, como ya habrán notado.

martes, 4 de agosto de 2015

A la antica

El cartero no cesa de correr con ordenanzas. Trurl estampilla, sella, envía resoluciones, la maquinógrafa le da a las teclas, todo funciona que da gusto verlo. Y así, sin pensarlo, ya tenemos toda una oficina: calendarios, agendas, pliegues, actas, clips, manguitos de satén negro, carteras, archivadores, cucharitas, letreros de "prohibido el paso", timbres, formularios, despachar sin cesar, tecleos y correos, colillas en el suelo, papelitos a voleo, café y té, lo que prefiera usted. Los de los Ojos de Acero se consumen de angustia, porque no le ven sentido, y Trurl envía sobres franqueados o libres de franqueo, con "acuse de recibo" y, los más pesados, con "portes debidos con recargo"; manda órdenes de pago, multas, urgencias, cuestionarios bajo juramento, establece cuentas por separado, de momento con ceros, pero "¡Ya se llenaran!" dice.

Ciberiada, Stanislaw Lem

Sigo con mi revisión de la obra de Stanislaw Lem, que empieza a tomar rasgos de fiebre o chifladura. Mi obsesión con él, claro está, no su obra.

Ya les he comentado como uno de los rasgos que me ha sorprendido de este escritor mal catalogado como de ciencia ficción es la amplia variedad de temas y formas por los que se interesa y de los que se atreve escribir, para casi siempre demostrar que es un maestro en todos ellos. Así, tenemos novelas de ciencia ficción dura insuperables, como  Solaris o Fiasco, experimentos literarios postmodernos, como Vacío perfecto, tratados filosóficos como Summa technologiae... u otros que lo son en todo excepto por un cierto baño novelístico, caso de Golem XIV o La voz de su amo.

Para lo que no estaba preparado es para un Lem maestro del humor, a la altura y en la línea de la mejor tradición de escritores satíricos/humorísticos occidentales. Ya saben, esa larga serie que comienza en Luciano de Samosata, continúa con Rabelais, Jonathan Swift  y Voltaire, para concluir en... bueno en cualquier escritor que tengan Uds. en mente.

sábado, 1 de agosto de 2015

Elegías

As a lone ant from a broken ant-hill
from the wreckage of Europa, ego scriptor
The rain has fallen the wind coming down
out of the mountain
Lucca, Forti dei Marmi, Berchthold after the other one...
parts reassembled
...and within the crystal, went up swift as Thetis
in colour rose-blue before sunset
and camine and ambar

Como una homiga solitaria de un hormiguero destruido
del naufragio de Europa, ego scriptor
La lluvia ha caído, el viento baja
de las montañas
Lucca, Forti dei Marmi, Berchthold tras el otro
las piezas de nuevo montadas
...y en el interior del cristal, ascendió tan ágil como Tetis
en el color rosa-azulado de antes del atardecer
y en carmín y ambar.

Ezra Pound. The Pisan Cantos (1948)

Les había indicado ya como los 30 primeros cantos de Ezra Pound, publicados en 1930, son una de las obras maestras absolutas de la poesía del siglo pasado. En ellas se mezclan todo tipo de referencias, históricas, políticas, religiosas, mitológicas, literarias y artísticas, así como diez lenguas distintas, latín, griego, inglés, francés, italiano, alemán, español, provenzal, chino y japonés, para crear un conjunto que escapa a toda clasificación. Una obra que no tiene un propósito definido, ni una estructura clara, que parece limitarse a divagar sin rumbo, pero que acaba por adquirir una coherencia y una resonancia inusitadas. La de una persona que de repente descubre que no hay civilizaciones, sino civilización, que no hay historias, sino historia, que no hay culturas, sino cultura. Un continuum artístico-ideológico sin límites ni jerarquías, donde todas las experiencias, todos los descubrimientos, son válidos, tengan el origen que tengan.

Les contaba también como en las sucesivas entregas de los cantos, su calidad y su interés iba decayendo de modo notable, coincidiendo con la fascinación del autor por el fascismo Mussoliniano. evolución que le llevo a pasar la segunda guerra mundial en Italia, como colaborador consciente de ese régimen en contra de su patria de origen. Los cantos del XXXI al LXXI adoptan así poco a poco un carácter panfletario en el que Pound sólo se preocupa por convencernos de un ideario político que no acaba de quedar muy claro, fuera de la maldad y el engaño inherente a la democracia liberal tal y como había sido constituida en occidente tras la Guerra de Independencia Norteamericana. La trampa de esos sistemas queda expresada simplemente en que la libertad de la que estos regímenes se ufanan, se ve siempre contradicha por la realidad de un poder económico que impone sus designios a la ciudadanía... una tesis que puede ser muy cierta - y creo que lo es - pero que no acaba de funcionar en formato poético, y mucho menos como justificación del fascismo

Los últimos cantos llegan a ser tan aestéticos, si me permiten el neologismo, que da la impresión que Pound ha perdido su musa poética por completo. Tanto que estuve a punto de interrumpir su lectura, para no estropear el buen sabor de boca que me habían dejado los XXX primeros.

Fue entonces cuando me topé con The Pisan Cantos, escritos por Pound tras la Segunda Guerra Mundial. Y volví a enamorarme de este poeta y de la forma única que el había creado.

martes, 28 de julio de 2015

Toda comunicación es una ilusión

Oscurecía. La primera película terminó. El comienzo de la segunda mostraba la misma imagen, un poco más desenfocada y algo más obscura. Parecía evidente que la luz de había debilitado de tal modo que no se pudo compensar con la abertura máxima del objetivo. Los dos dobles se alejaban el uno del otro lentamente, el tercero permaneció medio tumbado. En la pantalla apareció un revuelo de rayas. El objetivo se desplazaba tan rápido que no se podía ver nada. Al poco rato apareció una gran red con mallas pentagonales. En cada malla había un doble, en algunas dos. Bajo esa red se percibía confusamente la vibración de otra. Tardaron en darse cuenta que la primera era real y la segunda su sombra. El suelo era liso, como cubierto de una substancia semejante al hormigón. Las formas que colgaban de la red llevaban vestidos obscuros y holgados, que las hacían más gruesas y anchas. Casi todas ejecutaban los mismos movimientos. Sus torsos pequeños, cubiertos de un tejido transparente, se inclinaban lentamente hacia un lado. Esta curiosa gimnasia se realizaba con una extraordinaria parsimonia. La imagen vibraba. Estaba desenfocada. Durante unos instantes apenas pudieron reconocer nada. Además se obscurecía por momentos. Apareció el borde de la red, sostenida en tensión por una cuerdas. Una de estas terminaba en un gran disco en posición diagonal. Más atrás se representaba la misma escena de "tráfico callejero" que ya habían visto antes. Formas que recordaban a un tonel, llenas de dobles, circulaban en varias direcciones.

Stanislaw Lem, Edén

Les confieso que con cada novela suya que leo, más me fascina la obra y la personalidad de Stanislaw Lem. Es un escritor de una amplia variedad de registros,  normalmente identificado con la ciencia ficción, pero que no le hace ascos al experimento literario, al ensayo filosófico o a la sátira jocosa remedando el cuento tradicional, al estilo de un Jonathan Swift o un Luciano de SamósataComo les dije ya en otra ocasión, la etiqueta de ciencia ficción se le queda muy estrecha a Lem, de hecho supone un desdoro para un escritor que debería figurar entre los grandes, mientras que la figura solitaria de Lem convierte en casi irrelevante al resto de la ciencia ficción, salvo unas pocas  excepciones honrosas como Huxley, Dick, Verne o Bradbury, todas pertenecientes a la rama dura de ese género.

No es que Lem sea un escritor sin defectos. El principal es que sus personajes suelen ser inexistentes, reducidos a meros vehículos de sus historias, que no son otra cosa que complejas elaboraciones de problemas científíco-filosóficos, algo que puede echar atrás a muchos lectores, que necesitan dosis mayores de aventura y acción, como ocurre en la mayor parte de la ciencia-ficción. Por otra parte, Lem vuelve una y otra vez a los mismos temas, examinándolos desde múltiples aspectos, explorando otros caminos... aunque alcanzando al final parecidas conclusiones. Esta fijación en una serie de constantes temáticas puede también  dar la impresión de que Lem no es capaz de salirse de unos estrechos parámetros, cuando se trata en realidad de un intento siempre inacabado por exprimir esos puntos de partida narrativos hasta sus últimas consecuencias.

Dentro de esos invariantes de la narrativa de Lem, brilla con especial fuerza el tema del contacto con otras inteligencias/civilizaciones. Este tema no es nuevo en la ciencia-ficción, pero lo característico de Lem es que su relatos rehuyen la tentación del antropomorfismo y suelen concluir en un fracaso de estos intentos de comunicación. Así ocurre en Solaris, donde el planeta inteligente que le da nombre se muestra refractario a la comprensión humana, mientras que en El Invencible, la especie dominante es un nanobot cuya inteligencia sólo surge cuando enjambra, desapareciendo a continuación. Por otra parte, el fracaso de toda comunicación es el tema central de Fiasco, la novela más pesimista de Lem, y asímismo constituye el centro fundamental de Edén, en donde aunque este contacto acaba por producirse, incluso de forma positiva, esto no viene a solucionar ni arreglar nada.

lunes, 20 de julio de 2015

Décimo aniversario: conclusiones

Tras este repaso de lo mejor - bueno, lo más visitado - de este blog en sus diez años de existencia, es necesario hacer un pequeño balance.

Como sabrán, o habrán notado si es que siguen estas anotaciones, este blog se concibió desde un primer momento como carente de tema. Mejor dicho, dedicado a mis divagaciones culturales, fueran estas libros, música - la llamada clásica del siglo XI al XXI -, exposiciones - y por tanto mayormente pintura y escultura -, historia y arqueología, cine, animación y, en un lugar especial, anime. Este continuo vagar, evidente en el propio título, ha perjudicado la difusión de mis anotaciones, ya que los lectores no sabían nunca a qué quedarse o qué podían esperar, mientras que yo no llegaba a profundizar, a investigar y analizar, realmente en nada, quedándome, como digo, en meras divagaciones, peroratas y diatribas. Unos escritos, en los que más que mi saber o mi conocimiento, lo que quedaba de manifiesto era mi inmensa vanidad, la del aficionado ambicioso que se cree que puede disputar con los auténticos eruditos, sólo porque le suenan los nombres más famosos de la historia de esas disciplinas.

A promover este blog tampoco ayudaba que la falta de tiempo, la prisa por escribir algo y mi natural descuido, me hicieran no revisar mis escritos antes de hacerlos públicos. Releyendo algunas de las entradas, incluso algunas de las mejores, he sentido bastante vergüenza, no sólo por el cúmulo de faltas ortográficas y sintácticas, sino porque en demasiadas ocasiones las frases se enrollaban y enredaban sobre sí mismas hasta convertirse en auténticos embrollos semánticos. Así, mi pensamiento no sólo se obscurecía, se tornaba ininteligible, sino que llegaba incluso a proclamar lo contrario de lo que realmente pensaba y promovía... ¿o era al contrario? ¿ésas eran mis auténticas creencias, descubiertas por mi propia distracción y descuido?

Un blog desordenado y desorganizado, por tanto. Sin dirección, destino, ni origen. Contradictorio e incoherente. No es de extrañar que, al final, su poco éxito se haya limitado a un breve espacio de tiempo, hacia el 2010, o que las entradas más leídas pertenezcan a dos series inesperadas, la dedicada a la serie "The Shock of the New" y a la lista de mejores cortos animados del festival de Annecy. Del resto apenas nada, ni de mis entradas dedicadas al arte o a la literatura, ni mucho menos, para mi sorpresa, de las muchas que se ocupaban del anime, esa afición mía que amaba tanto, aunque cada vez menos, y que al mismo tiempo odio tanto, cada vez más, puesto que ante los otros, ante las personas que me conocen o creen conocerme, ha borrado muchos aspectos de mi personalidad, precisamente aquellos que creía esenciales e inseperables a mi persona.

¿Ha sonado a desaliento? Sí, mucho, pero soy de natural pesimista y mi vida, en realidad, no es otra cosa que un inacabable no llegar nunca a nada provechoso, como ha quedado claro con este blog. Pero dejemos a un lado las lamentaciones y pensemos en el futuro. No creo que deje de escribir esta anotaciones en el futuro, a menos, claro está, que mi trabajo, ése que me da de comer, se interponga en mi camino y borre mis momentos de ocio. Tampoco creo que deje mi divagación temática, nunca me ha gustado centrarme, y de hecho lo que más lamento es que aspectos como el cómic o la música, no están tan bien representados como debieran. Sí que intentaré escribir mejor, como lo hacía antaño, en un pasado que ahora me parece perteneciente a otra persona. Hace ya semanas que reviso lo que escribo para corregirlo adecuadamente, mientras me asusto de mis burradas, aunque no parece que esa tarea necesaria y tanto tiempo descuidada haya contribuido mucho a aumentar el número de mis visitas.

¿Y el anime? ¿ése anime que es lo único por lo que muchos me conocen? Pues poco a poco se irá desvaneciendo de este blog, aunque me temo que de vez en cuando volverá a aparecer, con mucho menos entusiasmo y entrega, con casi amargura, como conviene a todo desastre sentimental.

sábado, 18 de julio de 2015

¿Confirmando estereotipos?

Esta mañana he conseguido acercarme a la muestra Watch me move, abierta en la Fundación Canal madrileña. Esta exposición es una iniciativa del Barbican londinense y ha recorrido ya muchas otras ciudades del mundo, antes de recalar en nuestro país. Su objetivo es hacer visible el arte de la animación, su presencia constante y fundamental en las artes audiovisuales contemporáneas, para al mismo tiempo, trazar la historia de sus cien años de existencia, de sus muchas formas, caminos, técnicas y soluciones, fuera de las conocidas por la mayoría del público.

No tengo nada contra este propósito, muy al contrario, como podrán imaginarse, pero sí tengo muchos peros a como se ha organizado y montado la exposición. Obviamente, una muestra de este tipo presenta problemas irresolubles. En primer lugar la propia selección, en la que se debe conseguir un equilibrio entre formas comerciales frente a las vanguardistas/experimentales, así como intentar que no quede fuera ninguno de los nombres importantes, sin olvidar que el conjunto final debe ser visitable, es decir, que el visitante no huya a mitad de recorrido, sin haber visto ni la mitad de los cortos.

Tengo que decirles que, como era de esperar, ese triple equilibrio no se ha conseguido. La muestra es de una duración mastodóntica, casi de tres horas, lo que ha llevado que algunas de las obras expuestas hayan quedado reducidas a meras citas, apenas fragmentos de dos minutos o incluso menos. Por otra parte, no se acaba de comprender que en varias obras - las del anime -  no se haya respetado el idioma original, presentando versiones en inglés, que podrían tener sentido dudoso en un entorno anglosajón, pero no en el nuestro. Por otra parte, las obras más comerciales se presentan en gran formato, casi a bombo y platillo, mientras que otras más arriesgadas quedan reducidas al espacio de pequeños monitores con auriculares personalizados.

Pero estos no son los mayores problemas, ni los más graves. Ni siquiera que la selección acabe siendo demasiado anglocéntrica o que se me escape cual es la razón de incluir ciertas obras o de dejar fuera otras. No, el problema es otro, metodólogico y puede resumirse en que la muestra acaba convertida en un inmenso batiburrillo donde el espectador no avisado no sabrá como orientarse... mucho menos esos padres acompañados con hijos que venían a entretener a la prole y se encontraron con algo muy diferente.

Se lo explico tras, el corte, con dos ejemplos de la primera parte de la exposición, la que recibe el nombre apariciones.

lunes, 13 de julio de 2015

Décimo aniversario, las mejores entradas (XIII): Repesca

Como les decía, las estadísticas de Google me han jugado una mala pasada. Cuando revisé la lista de entradas, vi que algunas tenían muchas más visitas que las que aparecían en el Top Ten de blogger. Era ya tarde para rectificar, así que no me quedo otra que hacer esta "repesca" con las que tenían más de 500 visitas. Aquí tienen la lista de las rescatadas, muchos cortos de la lista de Annecy, los que quedaban de The Shock of the New, nada de anime  -extraño en un blog que parecía poseído por esa fiebre animada - y lo más triste, ninguna entrada posterior a 2012, señal clara de la decadencia de este diario público, al que sólo le salvan los bots de Google, Facebook y alguno más


http://encirculos.blogspot.com/2005/06/le-jeu-de-robin-et-marion.html

Un entrada de mis primeros tiempos, dedicada a una pieza musical medieval, Le Jeu de Robin et Marion, que me acompaña desde mi adolescencia. No esperen mucho, aparte de declaraciones de entusiasmo. Sinceras, eso sí, sin pretenderse gran sabio y comentarista.


http://encirculos.blogspot.com/2007/07/loves-geography.html

Reflexiones durante mi lectura de Las mil y una noches. Divagaciones, falsas apreciaciones. Ideas que quería compartir y que sólo puedo hacerlo por medios escritos.


http://encirculos.blogspot.com/2008/12/march-y-ii-in-trenches.html

El éxito de esta entrada  es un enigma. Unas pocas anotaciones, no muy acertadas, sobre una exposición en la Thyssen que no fue de las mejores que ha organizado esa institución.


http://encirculos.blogspot.com/2010/04/100-as-ix-lidee-1931-berthold-bartosch.html

L'Idée de Bartosch es un corto mítico, de los que figuran en todas la antologías. Poco más se puede decir. Bueno sí, que gracias a la Carcel de Papel, por apuntar a esta entrada


http://encirculos.blogspot.com/2010/03/100-as-vi-shazka-skazok-1979-yuri.html

Lo mismo de Norstein y su Cuento de los cuentos.
 

http://encirculos.blogspot.com/2010/03/100-as-v-lhomme-qui-plantait-des-arbres.html

http://encirculos.blogspot.com/2010/02/100-as-iv-crac-1981-frederick-back.html

Frédéric Back es otro de los grandes, y los de arriba son mis torpes comentarios a dos de sus mejores cortos.


http://encirculos.blogspot.com/2010/02/100-as-iii-moznosti-dialogu-1982-jan.html

 Svankmajer y Las posibilidades del diálogo. Con eso queda dicho todo.
 

http://encirculos.blogspot.com/2010/02/100-as-ii-fantasmagorie-1908-emile-cohl.html

El fundador Emile Cohl, sentando las bases del dibujo animado, ésas que han sido válidas hasta ayer mismo.


http://encirculos.blogspot.com/2010/10/100-as-xxxii-pas-de-deux-1967-norman.html

McLaren al final de su carrera, creando animación con la imagen real, a base de pegar y superponer.


http://encirculos.blogspot.com/2010/08/100-as-xxiv-red-hot-riding-hood-1943.html

Tex Avery, riéndose de todo y de todos.


http://encirculos.blogspot.com/2010/07/100-as-xxiii-father-and-daughter-2000.html

Dudok de Wit. La poesía en estado puro.


http://encirculos.blogspot.com/2010/06/100-as-xviii-tango-1980-zbigniew.html

Un tour de force que llevó al extremo las posibilidades de la animación, antes de la llegada del ordenador.


http://encirculos.blogspot.com/2011/04/swan-song.html

 Selick y su Coraline, hermoso canto del cisne a la stop-motion


http://encirculos.blogspot.com/2011/04/they-were-always-there.html

Magnífica exposición de la Thyssen sobre las mujeres en el arte, entendida esta presencia como la de creadores que poco o nada tienen que deber a sus colegas masculinos.

 
http://encirculos.blogspot.com/2011/04/100-as-lii-skeleton-dance-1929-walt.html

Disney y Iwerks. Lo que pudo ser la Disney y no fue. Cualquier cosa menos el reino del conservadurismo y la sensiblería... pero claro, entonces no habría podido llegar a ser la multinacional que es.


http://encirculos.blogspot.com/2011/03/100-asxlviii-balance-1989-christoph-y.html

Los hermanos Lauenstein creando un corto esencial


http://encirculos.blogspot.com/2011/01/power-of-god.html

Supongo que el éxito de esta entrada sobre la historia de la pruebas atómicas se debe sólo a las fotos. Pocas cosas hay tan fotogénicas en su terror como una explosión nuclear.

http://encirculos.blogspot.com/2011/01/100-as-xliii-vincent-1982-tim-burton.html

Una de las pocas obras de Burton en solitario que merece la pena.


http://encirculos.blogspot.com/2011/01/uncalled-for-y-iiand-now-for-something.html

Dos expos del Prado. La integral Rubens, con todo lo visible y lo invisible de ese pintor, que alberga ese museo,  frente a una más que prescindible muestra Renoir

http://encirculos.blogspot.com/2010/12/100-as-xl-coal-black-and-de-sebben.html

Una obra maestra de Bob Camplett, de los de la Termite Terrace de la Warner, que ha devenido obra maldita, por sus representaciones racistas de la negritud.


http://encirculos.blogspot.com/2010/12/modernitys-elegythe-shock-of-new-y-ix.html

Entrada de The Shock of the New, dedicada a la disolución de la modernidad en el postmodernismo, aunque entonces ese nombre aún no era canónic.
 

http://encirculos.blogspot.com/2010/11/modernitys-elegythe-shock-of-new-vii.html

Simbolismos y Expresionismos. La otra tradicción del arte moderno, aparte de la abstracción.


http://encirculos.blogspot.com/2011/10/100-as-lxxi-invisible-ink-1921-max-y.html

Los Fleischer. Olvidados, vilipendiados, pero fundadores y pioneros de la animación. Grandes incluso cuando eran burdos y descuidados - que no es el caso.

http://encirculos.blogspot.com/2011/10/tds-files-xix-la-tumba-de-alejandro.html

Uno de mis mejores textos para la extinta Tren de Sombras. Con Marker de protagonista.

http://encirculos.blogspot.com/2011/07/phantasmagoria.html

Laexposición de la Mapfre dedicada al fotógrafo Eugene Atget. ¡Qué descubrimiento!


http://encirculos.blogspot.com/2011/07/dreamt-landscapes.html

Otra magnífica expo, esta vez del Prado. La escuela de Roma, ese parnaso de artistas de toda Europa que revolucionaron la pintura del XVII y nos trajeron el Barroco


http://encirculos.blogspot.com/2011/07/misanthropy.html

Mi visita a Oslo y mi encuentro con el mejor Munch. 


http://encirculos.blogspot.com/2011/06/100-as-lx-wrong-trousers-1993-nick-park.html

 Park, la Ardman y la Stop Motion. Combinación ganadora donde las haya.


http://encirculos.blogspot.com/2012/04/100-as-lxxxviider-fuehrers-face-1942.html

 Grandísimo corto de guerra de la Disney. Jack Kinney exprimiendo todos los recursos del estudio y riéndose del nazismo a mandíbula batiente.


http://encirculos.blogspot.com/2012/01/100-as-lxxix-blitz-wolf-1943-tex-avery.html

Avery haciendo lo propio. Con más descaro, si cabe.


http://encirculos.blogspot.com/2011/12/100-as-lxxvi-le-trois-inventeurs-1980.html

Uno de los primeros cortos de Michel Ocelot. Grande donde los haya, en su técnica, en su imaginación, en todo, practicamente.