domingo, 7 de septiembre de 2014

The Beltesassar List (LIX): Syrinx (1965) Ryan Larkin













Como todos los domingos, continúo mi con revisión semanal de la lista de cortos animados realizada por el misterioso profesor Beltesassar. Esta vez ha llegado el turno a Syrinx, corto realizado en 1965 por el animador canadiense Ryan Larkin.

Larkin es desgraciadamente más conocido por acabar pidiendo por las calles de Montreal que por su labor de animador. De hecho, su figura había caído completamente en el olvido - la enciclopédica historia de Bendazzi de 1991 lo suponía retirado - y  no fue hasta que se estrenó el documental animado Ryan de Chris Landreth que se le volvió a recordar, esta vez como ejemplo del artista que llegado a lo más alto, que repentinamente y sin explicación perdía su musa y caía en las profundidades de la depresión y la miseria. No obstante, y a pesar de su triste final, el legado de Larkin son dos cortos magníficos, Walking y Street Music, auténticos hitos de la historia de la animación.

Puede sonar a exageración, pero no lo es. Walking volvía la mirada a las esencias de la animación, el simple placer en la reproducción/recreación del movimiento, para ilustrar diferentes andares, característicos de ciertos personajes y situaciones. Este reto sólo está a la altura de los mejores animadores - de hecho, ser capaz de animar a alguien andando se consideraba la prueba de ser una animador de talento en la animación clásica norteamericana - y Larkin lo dobla al representar a sus personajes con manchas y trazos casi taquigráficos, en una economía de medios que no impide que sean perfectamente reconocibles.  

Street Music, por otra parte es un ejercicio de asociación libre de imágenes que se van metamorfoseando las unas en las otras en una sucesión que parece no tener fin. El resultado final se acerca a la psicodelia, pero es más una ilustración de las imágenes, los ensueños, que la música puede evocar en nuestras mentes, puesto que es ella quien gobierna en todo momento el ritmo en que estas transformaciones se producen y el contenido que las rige.

Syrinx es uno de los primeros cortos de Larkin y muestra ya en germen las características de sus mejores obras. Realizada con la técnica de la pintura sobre cristal, muestra una serie de viñetas que el animador va modificando lentamente, borrando unos elementos, añadiendo otros, hasta que la escena  y su significado acaban modificados completamente. Esta técnica es de una especial dificultad, dado que el proceso de animación destruye la imagen original e impide corregir cualquier error a menos que se empiece de nuevo. Sin embargo, el mayor problema  no éste, sino que radica en su estatismo inherente, obligando al animador a basar su trabajo no en el movimiento, sino en la metamorfosis, que debe ser capaz de modificar radicalmente lo presentado sin dañar su equilibrio, belleza y significado como imagen aislada.

Este aspecto, Larkin muestra ya la marca de un futuro gran maestro, pero a pesar de su belleza visual, el corto se resiente en su aspecto temático. Su inspiración se halla en los mitos grecorromanos, concretamente en la eterna persecución de una ninfa por un sátiro, reflejo habitual de la tensión sexual entre los sexos. El problema es que el desarrollo de esa idea única pronto llega a un callejón sin salida,  donde cada nueva ilustración deviene repetición, lo que puede explicar la exigua duración del corto.

Como siempre, les dejo aquí el corto. Disfrutenlo. Después, piensen en lo mucho que pudo haber llegado a ser este animador y en la fragilidad de nuestros destinos.

El enlace es éste, http://youtu.be/s-rTuq6O9SM, ya que desgraciadamente quien lo subió no permitió que se pudiera insertar